Archivo de la etiqueta: economia cubana

Nicaro, la sombra del ayer

Han pasado algo más de dos décadas desde aquella serie de propaganda castrista, producida por los estudios del entonces Canal Seis. La trama sólo dejaba ver la supuesta explotación a que los ejecutivos norteamericanos sometían a los trabajadores cubanos en la fábrica niquelífera oriental, enclavada en el exótico Lengua de Pájaro. Sólo entonces los trabajadores se revelaron contra los empleadores, exclusivamente en aquella época los sindicatos discutían contra sus superiores. El culebrón terminaba con el “happy end” de la nacionalización de la fábrica y la constitución de una empresa verdaderamente socialista. Peró, ¿cuánto ha pasado desde entonces?

Aparte de las informaciones sobre el inminente cierre de la fábrica, muy poco se habla de la ineficiencia y las fallas en el sitema de extracción laterítica, la prensa, como un secreto de estado, ha cerrado bien su caja fuerte y nada dice sobre la pobreza del mineral existente. La emanación de gases y otras sustancias tóxicas han hecho de Nicaro y Moa verdaderos hospitales andantes. No tengo la cifra exacta (eso solo lo saben las autoridades sanitarias), pero son muy comunes en ese lugar los padecimientos cancerígenos, las afecciones pulmonares y renales debido a la ingestión del agua, por sólo citar los ejemplos de los que más se comenta entre los lugareños.

Una cara, para nada publicitada de la flamante empresa socialista es la indigencia a que se ven obligados los pobladores de Nicaro debido a la necesidad de recursos y su decadencia casi total de las estructuras municipales en Mayarí. Con una riqueza tal en sus entrañas, es sin embargo un poblado recostado a la gobernatura de su cabecera municipal. Unos bloques de edificios que sólo parecen eso: bloques y no viviendas dignas, son edificaciones hechas a la manera soviética de los años ’60 del pasado siglo es la riqueza habitacional que han heredado quienes llenaron por cinco décadas las arcas socialistas. Las estadísticas aveces son díficiles de esconder y datos recientes de la Asamblea del Poder Popular en Mayarí alertaban sobre el alto índice delincuencial juvenil en la zona, debido, según los especialsitas, a la falta de opciones recreativas para los jóvenes. Hace más de veinte años se detuvo la supuesta garantía empresarial de ofrecerles viviendas a sus trabajadores, con el paso del tiempo fueron pasando a retiro los que iniciaron su vida laboral entre los años ’60 y ’70 y ahora es fácil ver el desenchufe: una serie de barrios marginales que son acosados una y otra vez por inspectores de la Unidad Municipal Inversionista de la Vivienda y otros organismos supervisores.

En el año 2009 Kevin Vega Rios, trabajador de esa fábrica me hizo llegar su alarma, residente en un barrio marginal,sin documentos acreditativos se veía casi obligado a abandonar su morada. Fue multado varias veces hasta que debido a sus padecimientos  y las denunncias reiteradas de la prensa independiente, cesaron las amenzas contra su pequeña familia. Hay otros casos  como él, hay una cara más oculta, que aún con el cierre definitvo de la fábrica no saldrán a flote, no serán siquiera pasto del mejor periodismo investigativo. Esperemos lo que se avecina, cuando empiecen a desmontar los andamios y la herrumbe podrida de casi un siglo de existencia, estarán desmembrando también la armazón del capital humano, las escencias de un pequeño pueblo queu na vez se creyó feliz, próspero, eficiente.

 

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized