Archivo mensual: agosto 2012

Tres cruces sobre Julián Assange


Por increíble que parezca, Julian Assange es (a su manera) un ciber-disidente. De alguna forma gozó de los beneficios de la democracia, nació en ella, se cansó de lo que dice son sus errores y se volvió contra ella. Pero, qué hubiera pasado si entre los miles de cables filtrados a la prensa se encontraran aquellos que hablan de los desmanes de gobiernos como China, Korea del Norte, Cuba o las conexiones de Venezuela con la armada populista del ALBA?
Esa es una cruz que Assange debe llevar, una pregunta a responder. Los cables diplomáticos donde se habla de los ciberdisidentes chinos encerrados en las mazmorras de Canton, las quejas de diplomáticos occidentales por los sucios manejos de Caracas, Quito o Buenos Aires brillan por su ausencia.

El gobierno de La Habana reproduce información de periódicos europeos, pero no publica análisis sobre el caso salidos de periodistas cubanos, hasta ahora no hay opiniones oficiales al respecto. Si Assange se hubiera colado en la embajada británica en La Habana ya la apacible Quinta Avenida habría visto desfilar los actos de repudio (a manera de Actos de Reafirmación revolucionaria) y las tropas de asalto del extinto Coronel Tony de la Guardia asaltarían la legación a golpe y porrazo. Dicho en buen cubano: otro gallo cantaría.

Las imágenes que nos deja ver la televisión única en Cuba muestran a decenas de manifestantes (dizque ecuatorianos en Londres) pidiendo respeto por la libertad de expresión. Al instante Julián, el exilado, sale al balcón a desafiar al gobierno americano, saluda a sus simpatizantes y aparece en tantos canales que hasta unos desinformados como nosotros pudimos ver.

Aún con los atascos diplomáticos que se han armado Julián Assange goza de una salud promocional que ya quisieran muchos. Lo que no me convence del affaire Assange son los intereses al descubierto de la triada maldita: Moscú-La Habana-Quito. Tendremos que esperar por el final del culebrón, a ver qué pasa.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Sacar la cuenta

Hace rato estaba por cumplir este encargo, me lo pidió Anier, que vive en Pensilvania y a este se lo pidió su padre. Su ‘viejo’ quería ver los anuncios, cómo se vende  en esta hora de cuentapropismo  y soltadera de amarras. Sé que  hay maravillas, hay gente muy profesional que tiene verdaderos ingenios simulando el neón y las estrellas de colores para el horario nocturno, pero estas instantáneas las pude hacer en  las mañanas de la ciudad de Holguín.Los nuevos dueños de negocios se anuncian así.Estas no son fotos idealizadas del fulgor de hoy, fueron hechas al azar para que mi amigo de Pensilvania y su padre tengan una selección de lo que me pidieron.

Se revende todo: café, refrescos, bocadillos, ensaladas variadas y comida criolla de la mejor. En la esquina de las calles Luz y Caballero y José Antonio Cardet venden un estofado de cordero delicioso, para mí el mejor de toda la zona; no sé como se las estarán arreglando ahora con lo de los altos impuestos y las nuevas regulaciones sanitarias para la manipulación de alimentos.

Tomé estas fotos para volver a pasar dentro de un año por aquí y ver hasta donde llega la  persistencia del cubano. Para ese tiempo me gustaría que el paisaje hubiera cambiado, que una floresta de carteles nos anunciaran los servicios que nos han negado o mal prestado por décadas. Quiero ser optimista y pensar que florecerá el negocio chico en Cuba. Hago estas fotos para que la ilusión no me ciegue, cruzo los dedos para no tener otra decepción.

 

 

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized