Archivo mensual: julio 2012

Tocados por el tiempo

Macerados por el día y la noche, envueltos en la niebla de los almanaques que están por acabarse cruzan estas sombras la ciudad que habito.

Son gente que vienen y van hacia y desde un abismo a otro, de la certidumbre del nacimiento hasta la incógnita del tiempo por venir.

Ajados, tenues, recortadas sus figuras contra la alegría aparente de los demás transeúntes, son hombres que buscan una respuesta al azar.

Un hombre, una ciudad, un país, un mundo que se va.

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Humorista acosado

Una vez más debo apelar a la única vía que tengo en San Germán, Holguín para publicar. Como tantas veces envío desde mi móvil este post al email de alguien que luego se lo reenvía a mis amigos que lo publican en mi blog , que no por gusto se llama cruzarlasalambradas.

Los  colaboradores de cruzarlasalambradas hemos decidido escribir en  word el post y presentarlo para no causar molestias a los lectores debido al tamaño de la letra del original, enviado desde un  teléfono celular

La censura y el miedo a la libertad han tocado nuevamente a las puertas del arte cubano. La lógica de la represión gubernamental enfila sus armas hacia aquellos que de manera velada o abierta critican y alumbran, con sus manifestaciones  artísticas, lo que el poder intenta escamotear a los ojos de la ciudadanía. Ahora ha sido el turno para el profesor  universitario y actor humorístico Gabriel Darío Guerra González que dijo sentirse acosado y molestado por la policía nacional en el municipio Pilón, provincia Granma. Guerra González aseguró a cruzarlasalambradas.com que entre los meses de enero y julio ha sido objeto de dos registros domiciliarios sin que obren cargos en su contra y agregó que el pasado día 12 después del último allanamiento los oficiales, luego de comunicarle que el objetivo era verificar si había receptado carne vacuna de manera clandestina en su vivienda, le obligaron a firmar un Acta de Advertencia Oficial.

“En la primera ocasión -señaló- un laptop de mi hijo fue sometido a peritaje técnico, por supuestamente haber sido usado para falsificar dinero. Lo devolvieron, ofrecieron disculpas, pero el daño a mi imagen personal ya está hecho”. Darío Guerra se desempeña  también como especialista de recreación en el Polo Turístico Marea del Portillo en la mencionada localidad montañosa del oriente cubano. Además de fungir como Profesor Asistente de Teatro Cubano mantiene contrato de trabajo con el Centro Provincial de la Música de Bayamo, institución que le paga sus espectáculos de variedades. Para la televisión cubana ha escrito guiones y actuado en el programa de humor “Deja que yo te cuente”, donde ha interpretado personajes femeninos y masculinos como el guajiro Mongo Sierra. Sus espectáculos unipersonales tocan temas  tan candentes como la situación económica del país y la valentía  de los cubanos para sobreponerse a las vicisitudes cotidianas, dijeron fuentes consultadas y eso pudiera ser origen de las actuales molestias que le causan las autoridades. Dos  humoristas consultados y que han pedido  discreción con sus nombres aseguraron que Gabriel Guerra llena las localidades en que se presenta con las jocosidades y ocurrencias de su campesino Mongo Sierra y nunca antes había sido molestado al respecto.

Gabriel Guerra González tiene un libro de décimas publicado por ediciones Bayamo, es autor de varios relatos y es un reconocido escritor de poemas y narraciones infantiles.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

“El Coloso” desde la azotea de mi casa

Esta viñeta se la debo a mis amigas Agnes y Cécile, en Tolouse. Hace cuatro altos vinieron a San Germán y el ciclón “Ike” había arrasado con una buena parte de la geografía nororiental de Cuba. Los fuertes vientos lo habían dejado todo erizado, patas arribas. Ellas se subieron al techo y miraron el panorama. Hoy no es mejor, pero las chimeneas de la fábrica de azúcar de caña estuvieron amenazadas de desaparecer por completo. Por entonces eran conjeturas, hoy, ante el otro desastre (el económico) nada más quedan tres torres para expulsar el humo.
En la pasada contienda azucarera, los augures de la economía nacional aseguraban que sería una zafra histórica por sus resultados (no sabíamos si negativos o positivos) mientras los obreros se quejaban por falta de atención, bajos salarios y largas jornadas laborales, además de las cotas inalcanzables con las que obtener un puñado de pesos convertibles como estimulación salarial (que a la mayoría no les pagarán esta vez porque  alegan que la empresa no cumplió el plan previsto).

Se habla de una posible inversión extranjera (china, bielorrusa o venezolana, tal vez) pero nunca volverán las cuatro torres a identificar al pueblo como el otrora “Coloso azucarero”. Sin embargo la prensa nacional dijo que la cosecha de azúcar 20 1 1 -20 1 2 alcanzó  resultados “modestos” e “insuficientes” tras una campaña con deficiencias e incumplimientos, cerrando abril con sólo un 94 por ciento de lo pensado.
Esta foto es también para Rosi-de Cuba; Mario Jacas, tan atento con los sangermanenses que van a Miami; a “La Piñareña” y a Lori que ponen atención a cada detalle para saber de los que estamos dentro del cerco.

Para El Club de San Germán en Facebook (puede que esta no sea una foto idílica, pero se la debía a quienes me la pidieron). Esta es la foto de Norman Trento y O.E, que con su profesionalismo me piden, casi me exigen que escriba sobre el entorno más cercano, para ellos este es un periodismo que vale tanto como el Otro. Para todos, una foto, unas palabras y Buena suerte!

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Contradesarrollo: una fuerza laboral desorientada

Estudiantes de Enseñanza Politécnica

 

Hace poco una noticia desde Guantánamo volvió a conmocionarme por su crueldad y por los oscuros tintes de futuro que presenta para sus actores. La nota la firma el activista de Derechos Humanos Yordis Garcia Fournier y asegura que más de veinte jóvenes fueron advertidos oficialmente por  la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de esa localidad debido a su desvinculación laboral o a conductas que los uniformados creen impropias.

A finales de 2008 y apoyado en una investigación de Jorge Corrales Ceballos informé a través de esta  bitácora sobre las presiones ejercidas  en ese mismo lugar a más de ochenta jóvenes por las mismas causas. En aquella ocasión varios de ellos fueron a dar a la cárcel bajo cargos de Peligrosidad Social Pre-Delictiva. La organización Human Rigths Wachts  resumió en sus anales el incidente y fui detenido varias veces, mi teléfono bloqueado por varios días y me amenazó directamente la policía política de Guantánamo por, según ellos yo estar “hablando por ahí de cosas que no eran de mi localidad”, sin embargo continuaron los atropellos contra jóvenes no solo de allí, si no, de toda la  geografía nacional.
Ahora que la emprenden contra estos imberbes surorientales cubanos sería bueno devolverles  la bola al campo de los responsables gubernamentales. Cuando en menos de cinco años han disminuido las posibilidades de ingreso a la Educación Superior de los egresados de la enseñanza preuniversitaria a niveles alarmantes Qué puede esperarse de aquella ciudadanía flotante?  La sobrepoblación en las matrículas de la Enseñanza Politécnica nos habría reportado una fuerza de trabajo calificada que hubiera impulsado  la economía del país, pero ahora nuestros gobernantes se aparecen con  una ‘reducción de plantilla’ que eufemísticamente llaman “Reordenamiento laboral”  o política  de disponibilidad.

Volviendo al tema de los jóvenes amenazados  vale cuestionar: Si están disponibles, entonces por qué amenazarlos?  Cómo puede ser socialmente peligroso un joven tornero al que han condenado a llenar fosforeras o vender productos  ociosos en una dependencia estatal? Las estadísticas oficiales de  jóvenes desvinculados por falta de una verdadera ubicación laboral nunca serán publicadas, de ahí que poder tener a mano esas cifras  para un análisis lógico del caso no lo veo probable.

Ahora mismo la política educacional es graduar a más ‘técnicos medio’ desde la enseñanza secundaria y volver al plan educativo de cuatro años, pero en qué emplear a miles de egresados calificados en oficios y profesiones que duermen el sueño eterno? Más de medio centenar de institutos politécnicos en todo el país graduaron a jóvenes en especialidades de la Fabricación y la Maquinaria Azucarera, pero aquellos quienes asumieron su profesión por un tiempo se han visto obligados más a la siembra y limpia de la  gramínea que a la fabricación en sí, sin detallar  la depresión del sector azucarero en el último decenio. Hay una fuerza laboral calificada que desborda las posibilidades de empleo, luego de esto si no desean laborar en esferas no afines a sus estudios, por qué calificarlos de inadaptados sociales o proclives a delinquir?

La lógica de las matrículas en politécnicos y tecnológicos en Cuba históricamente fue de la siguiente manera: los alumnos con escasas posibilidades de ingresar a la universidad optaban por la enseñanza media. Con el agravamiento de la  crisis económica en los años ‘90 la balanza se inclinó hacia la comodidad y el sosiego: estudio a media jornada y semi- internamiento de los alumnos, lo que se tradujo en menor esfuerzo para los padres como responsables directos. Ante la reducción de matriculas para los preuniversitarios urbanos y en el campo (y con ello la universitaria), aumentó la  cantidad técnicos medios y obreros calificados, una población flotante ahora difícil de atajar cuando un remanente grande decide  no vivir más de sus padres, sale a fajarse con la vida y en éstas no siempre llevan las de ganar, pero se esquivan hoy, aguantan mañana. Así van hipotecando el futuro  -A quién? ya se sabrá. Para un pillo, otro, dirán algunos.

 

 

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Dos tristezas, dos ciudadanos, dos países

De vez en vez en las conversaciones de los cubanos sale a relucir la incógnita de cuándo nos convertimos en dos países, dos ciudadanos, dos modos de divertimos, sufrir o vivir, simplemente. Hay quienes que dicen que fue por el año 1 989, cuando las utopías y las inocencias se dieron de bruces contra el vano de un muro que no existía hace mucho tiempo.
En Cuba, los sabihondos del barrio aseguran que fue por el año ‘92. Comienzan las discusiones y con ellas los mapas versionados donde la calamidad individual se une sin costuras visibles a la calamidad colectiva. Si hubo un Período Especial… cómo se llamó el anterior?
Dos modos de hacer turismo: las playas vedadas a los cubanos y unas cabañas de palo en el ‘campismo popular’ para la vanguardia socialista y proletaria; un manojo enorme de canales en la televisión satelital de los hoteles de lujo y ese insulto televisivo, versionado en cuatro misiles que repiten lo mismo cada día y no hay quién se los dispare; aviones, autos y autobuses confortables y seguros contra vehículos re-parcheados y atornillados a la nostalgia de los años cuarenta; doble alimentación: la que debe consumir cualquier ser humano, sin que para ello deba prostituirse y la otra, esa que nos vendieron envuelta en el más criminal racionamiento colectivo (un aceite apestoso para lubricar las tripas, granos y algo de azúcar parda) y que aceptamos como un acto de subsidiaridad estatal sin precedentes históricos. Un parlamento, un partido Único que juegan a gobernar, que sueñan con el respeto y reconocimiento popular y se hunden en la máscara anónima que les desangra en la peor corrupción, cuando del otro lado los
ciudadanos-hormiga levantan los cimientos de una sociedad civil que más temprano que tarde terminará imponiéndose. . . si logra escapar de las golpizas, la prisión y el escarnio público.

Dos modos de aplaudir: aceptando todo con resignación, apretando los dientes y cerrando ojos y oídos ante los monigotes de turno, diciendo que sí, pero que no, diciendo que no, pero que Sí. Gritamos alto en la plaza, a rabiar, hasta despellejarnos las manos de tanto odiar y envidiar al vecino, pero mascullamos nuestro fracaso frente al fogón de leña, en silencio, para que no se nos escape la última cuota de respiración, como al que le duele la vida, como el que tiene la gran culpa.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized