Archivo mensual: junio 2012

Juani, el encanto de tener un blog

Deben de haber pasado más de diez años desde que yo conociera a Juan  Antonio García Borrero. Por aquellos años yo animaba las jornadas de crítica de cine que junto a Luciano Castillo llevaba en su Camaguey natal. Un hervidero de jóvenes se movía desde diversas universidades del país para ver buen cine y presumir que hablaban mejor o peor que un crítico. Las jornadas eran un pretexto para creernos que había una segunda oportunidad cinematográfica, más allá del bullicio habanero y su festival de Cine cada diciembre. Pero un buen día Juani, como le dicen sus amigos, abrió el blog “La pupila insomne” (absolutamente nada que ver con la bitácora fundamentalista del ex-regente del  Instituto Cubano del Libro, Iroel Sánchez),  y sus seguidores en las revistas nacionales y otros espacios nos deleitamos saboreando caminos menos trillados que a los que nos tienen acostumbrados algunos especialistas y sabiondos en los menesteres de las cámara oscura.
Hace un par de días estuve en la presentación de una nueva entrega de papel, una edición de Letras Cubanas para los desconectados (que somos la mayoría)  de sus entradas a “La pupila. . .“  Fue en la ciudad de Holguín, en la 10ma edición del Festival de Documentales “Por primera vez”, había solo una decena de ejemplares para los que estuvieran sentados y otro mazo que fueron retirados inmediatamente sin más explicaciones, ya habrá oportunidad de tomarlo con menos calor y prohibiciones  en las librerías, a fin de cuentas cualquier libro a veinte pesos cubanos está condenado a dormir el sueño eterno en los anaqueles. Lo mejor del encuentro estuvo en la presentación y debate que suscitaron las palabras y provocaciones de Gustavo Arcos cuando éste conminó a García Borrero a que relatara cuáles eran sus escasas posibilidades de conectividad desde su condición de miembro de la UNEAC o miembro de honor de la AHS camagüeyanas, respectivamente. Diles, apuntó Arcos, cuanto y quién te paga por escribir en el blog. Lo curioso es que desde la inteligencia que le acompaña, y amén de merodear círculos oficialistas que le han tolerado o autorizado, sus
“bloguerías”, Juani padece la misma orfandad tecnológica que cualquier bloguero independiente. Aunque mayormente comenta de cine también abarca aspectos de la vida cotidiana que asaetean a cualquier escritor. A mí en particular me encanta este fragmento de su “Cirujanos y forenses”: “Llevo tantos días sin escribir que ahora las palabras me pesan como si fueran sacos de concreto. 0 tal vez sea que el cansancio de la semana anterior comienza a pasarme factura.”
“Al final, mucha pulpa para el olvido apremiante, debido a la carencia de una voz propia.

Pero el equívoco goza de tanta popularidad, que uno puede darse el lujo de seguir exigiendo que lo llamen “escritor”, sin que ello implique un abuso de confianza hacia nuestros amigos. En “Este día”, una reflexión a cerca de un espacio televisivo del mismo nombre, el Juani dice: “En la televisión cubana hay, todas las noches, una breve sección donde se recuerdan las efemérides más
importantes del día. Siempre ha despertado curiosidad en mí saber cuáles son exactamente los parámetros que se toman en cuenta para determinar la importancia de esos acontecimientos. ¿Quién decide que es lo que merece figurar en los grandes libros de historia?, ¿sobre qué elementos se establece esa tasación?” A mí también me asaltan dudas similares, quién decide quién es bloguero o no?, ciudadano, intelectual, cubano, sin que pesen encima de él epítetos tan inútiles
y fuera de moda como desertores, mercenarios o vende patria?

Escritor al fin, Juan Antonio García Borrero es un intelectual que piensa y nos alumbra con una eficacia sin par, con una propensión a la tolerancia que dan ganas de salir a abrazarle. Algo que muchos autócratas deberían mirar como un mapa cristalino de la Cuba que muchos soñamos

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

Desvelos ciudadanos


Mientras escribo este post se realiza en La Habana el #FestivalCLTC,
una intención ciudadana para canalizar la información entre cubanos
dentro de la isla. Que Cuba se conecte al mundo y el mundo se conecte
a Cuba, o como dice el grafitero El Sexto: “Dame cable”, haciendo alusión a la falta de conectividad. A dicho evento habanero no pude asistir por la escasez de transporte y otras presiones atmosféricas, me hubiera gustado exponer sobre publicaciones alternativas a las que me he sentido cercano en los últimos años.
Desde hace varias semanas un inquieto ciberactivista inunda nuestros teléfonos con mensajes que contienen noticias y resúmenes sobre las más frescas eventualidades en el tema cubano. Se llama Alfredo Viso y es un expreso político cubano radicado en New Jersey.

Mediante una opción que brinda Cubacel (algo así como sms a Cuba), Viso se hizo de una cuenta por la que se comunica con nosotros, que a su vez podemos responderle mediante un sms por el precio de 0.9 centavos CUC. De otra manera no pudiéramos hacerlo. Otro recurso interesantísimo es el de dejar mensajes de voz en un buzón, es gratis y tiene la duración de un minuto. Desde Cuba se puede llamar al número 11914388003514, después de la señal nos identificamos, dejamos el mensaje y si fuera necesario, vuelves a marcar, te identificas y retomas el tema de tu denuncia. A partir de ahí varios amigos se encargan de distribuirlo en la red de redes.
Lo que sucede es que aún con su hiperactividad, Alfredo Viso no basta.
Necesita de otras manos y voluntades solidarias para hacernos llegar a todos los mensajes dentro de Cuba, eso es lo que pide, que se multiplique la solidaridad hacia adentro. “Que lluevan las iniciativas, me dijo la otra noche en un mensaje de 140 caracteres.

El citado #FestivalCLIC ya ha sido acusado de ser antecesor de una posible invasión a la isla: los mismos resquemores, los mismos argumentos. Hace un par de días a Viso le habían cortado la posibilidad de enviar mensajes desde el móvil a Cuba y lo hacía desde la computadora.
La misma maquinaria de censura, la misma podadora de ideas frescas, el argumento decimonónico de sentirse plaza sitiada para dejar a los ciudadanos fuera de lugar y poder juzgarlos con la impunidad acostumbrada.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Clasificados


Publico desde mi teléfono, lo envío a un amigo (como imagen), ese amigo (que tiene acceso a internet) lo envía por email a otro amigo fuera de Cuba que lo recibe, lo convierte en Word y luego lo publica en mi blog con las fotos que también envío desde mi celular.
Hoy le pedí a quienes me ayudan que lo hicieran de esta manera. Que quienes me siguen y leen sepan que desde al lado acá desde las alambradas conectarse a Internet sigue siendo una quimera, no importa si hay cable o no hay cable.
Por eso paso muchos días sin publicar y jamás puedo responder a los mensajes directos que me envían, a los email que saturan mi cuenta electrónica y a los cientos de invitaciones de amistad que tengo en facebook y que solo una vez al mes muy gentilmente me actualiza una amiga. Esta es otra forma de acceder a Internet, sin Internet.

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Quién le escribió al Comendador?

En una prisión de las afueras de Moscú las horas le partían la cabeza al disidente soviético Alexander Bukosky. Las paredes blancas. El frío. Las moscas en el techo. Los presos iban y venían con mil quejas y denuncias de las violaciones  a que  los guardias los sometían y él solo no daba para más. Un buen día se le ocurrió recomendarle a dos condenados que escribieran una carta al comité distrital y si no contestaban escribieran dos, cuatro, o diez  semanales hasta que los atendieran. Una mañana uno de los superiores le pidió casi implorando que no recomendara hacer más cartas porque no tenían cómo procesar tantas quejas. La anécdota lujosamente detallada en “El viento sopla otra vez” la traigo a cuento por lo aparecido el pasado domingo 27 de mayo en la sección ‘Acuse de Recibo’ del diario Juventud Rebelde.

‘Acuse de Recibo’ se ha convertido en una especie de catarsis social en nuestro país y José Alejandro Rodríguez lo sabe, lo saben los burócratas y los indolentes, pero lo sabe la multitud. Muchas veces las quejas no pasan de ser publicadas allí, pero el mito ha echado a andar y ya nadie lo detiene. La gente sabe que si aparecen ahí hay un resorte que se dispara. Eliécer Palma Pupo obrero de la Base de Transporte del Central Urbano Noris, San Germán, creyó en ello, escribió y el 17 de diciembre de 2011 su queja apareció en el periódico. El y varios choferes más  no habían cobrado el estimulo en divisas de la zafra anterior y ya estaban trabajando en la de esta temporada y no le habían pagado lo que le debían.  Le contó al periodista Rodríguez el tira y encoge, los ve para aquí y para allá, en fin, el peloteo a  que fueron sometidos por varias instancias. Pocos mese después les pagaron la divisa, pero hace unos días un directivo del Grupo Azucarero AZCUBA le envió justificaciones y evasivas a la sección Acuse…

José Alejandro  ha vuelto a responderles, a retomar el caso, indignado al parecer con la sequedad del tecnócrata que no asegura que el hecho, con amonestaciones y dizque propuesta de medias disciplinarias a tres supuestos responsable, no vuelva a suceder. He querido reseñar la opinión que en uno de los párrafos expresa “La respuesta de una institución a una queja pública de un colectivo de trabajadores en un periódico, nunca debería quedarse por debajo de las expectativas que crea la denuncia. Lo esencial es el análisis que se derive de los «porqué» y los «cómo» del desaguisado. Si tuviéramos todos esos elementos, y las medidas organizativas y profilácticas que se toman al respecto, podríamos confiar en que un error como este no se va a repetir.

Cada día miles de cartas de cubanos desesperados llenan los correos de la isla, al parecer la pretensión de los remitentes es que se hagan públicas para en un principio, solucionar los entuertos en que los ha metido la miseria humana y luego, si no resuelven, por lo menos que ese ejército de funcionarios inútiles no quede impune. Ahora no importa qué se le escribe al Comendador, si no, quién, pues tarde o temprano responderán todos a una Fuenteovejuna señor!

 

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized