Archivo mensual: mayo 2012

Las palabras contra los hechos


La violencia contra la mujer en diferentes estratos de la sociedad ha
tomado un cariz inusitado. En medio de campañas y promociones para
terminar con este flagelo, siguen los hechos de violencia física,
contenidos entre el acendrado machismo y un vulgar desprecio por la
dignidad femenina. Aún sin contar con las cifras oficiales de mujeres
mutiladas o golpeadas, todos los días se escuchan de manera oral las
anécdotas sobre sucesos tan lamentables de la Cuba contemporánea.

No hay una prensa realista y objetiva que recepciones y devuelva estos
eventos de manera crítica, el sondeo social al asunto queda sin pies
ni manos. De todos modos, quedan en la memoria colectiva y el
imaginario social aquellos testimonios más deleznables. En los últimos
tres meses, un pequeño pueblo de provincia como San Germán, se ha
visto envuelto en cuatro hechos de sangre contra mujeres (que no cito
con nombres por respeto a las víctimas), todos por motivos pasionales.
Golpes en la cara y los senos, puñaladas, machetazos, heridas
sicológicas que nunca sanarán del todo.

En la actualidad, las agresiones físicas contra la mujer van desde el
empujón o el puñetazo en la soledad del hogar o la vía pública, armas
de fuego u objetos cortantes o punzantes como cuchillos y punzones.
Los motivos son pasionales casi siempre, supuestas traiciones,
reclamación de más acompañamiento y, sólo en contados casos, se ha
visto una respuesta a la inversa. Cada vez menos féminas atacan a sus
castigadores, como era común en décadas pasadas, a saber:
envenenamiento, muerte por fuego y heridas con objetos cortantes.

Detrás de las palabras bonitas en la radio y la TV tiene que venir una
acción urgente, pero que sea portadora de una verdadera intención de
sanar. La mujer cubana ha sido expuesta a un ambiente verbal de
violencia como nunca antes. Su condicionado protagonismo en las más
recientes contiendas bélicas, así como su participación en las
encarnizadas batallas de improperios contra los diferentes, la han
hecho diferente: pero también excluida. Años de coexistencia en
campamentos agrícolas o de la construcción, conviviendo con hombres
bajo el supuesto de que tienen los mismos deberes y derechos, lejos de
hacerla “igual” la han hecho diferente, pero de forma negativa. Cuando
las palabras no bastan, hay que saber que una campaña tampoco. De la
frialdad de los discursos debiéramos pasar a la ardentía de los
hechos. Auroras del más dulce amor, su delicadeza pudiera estar en
extinción muy pronto, y seremos nosotros, los impasibles, los únicos
culpables

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ancianidades II

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ancianidades

Qué esperas? ¿A quién esperas? Solo y solazado, sin prisa te vi ayer mientras la ciudad me caía encima, mientras la vida venía hacia mí tú ibas hacia esa pradera en que todo es más lejano y claro.

 

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La continuidad de la isla

Cuba es un país narrado hasta la saciedad. La poesía, el ensayo y la narrativa misma han hurgado hasta la médula para sacar lo mejor y lo peor de un país, que a fuerza de mirarse ha pretendido ser el ombligo del mundo. Javier Negrín, un joven treintañero ahora radicado en Isla de Pinos nos acaba de regalar una de esas joyitas raras, una propuesta para no perderse. Es un libro con cinco relatos cortos, narrados a la velocidad en que se vive la juventud, sin afeites y sin pretensiones.

Pero es más, es un libro invadido por el realismo sucio, hijo adoptivo de Charles Bukovsky y Pedro Juan Gutiérrez. Se admira en una ficción armada como esta que no pretenda ir más allá de sus antecesores literarios. YOTUEL, como juego semántico en la desaparición de la individualidad apuesta por la documentalística, es tal la imaginería que tal parece un sub-mundo vivido por cualquier adolescente becado en el nivel secundario en cualquier parte de Cuba.

Los cinco relatos se engarzan a través del incentivo de unos alumnos, perdularios, perdidos, abandonados por sus padres a la suerte del infierno socialista que se vive en las becas destacadas en los campos, donde cada individuo, bajo el supuesto martiano de complementar Estudio-Trabajo dejaban, dejan, de ser inocentes para descubrir un mundo de pandillas, abusos sexuales, físicos y la presión psicológica de establecerse como personas. Pero juro que ni Negrín, ni sus
figurillas narratológicas dicen nada de esto.

Esto solo aparece en mi agradecida mente de lector. Una violación, o casi; un grupo de hambrientos a lo Tom Sawyer o bastante cercanos al relato “Sin descansar ese verano”, de José Manuel Prieto que son sorprendidos cuando hurtaban alimentos que a su vez los directivos de la beca restringían a ellos. Un incesto ficcionado de hermano sobreprotector a hermana, un accidente bajo la figura de una negligencia, una historia de amor, porque si un libro no tiene una buena historia de amor “es una mierda”, como dice de la vida a cada rato El Intelectual, uno de los personajes de este libro de apenas 500 ejemplares que se va a perder en las descacarañadas librerías de provincia, amén del esfuerzo de Ediciones Ancoras, de la Asociación “Hermanos Saiz” en Isla de Pinos.

Asistir a la presentación de YOTUEL fue una de las mejores cosas que me pasó en las pasadas Romerías de Mayo. Revivir las becas sin el mandato de la generación literaria de los años ‘ 80 donde se incluyen el funcionario-escritor (Abel Prieto), la estrella-escritor (Senel Paz) o el escritor-escritor (Abilio Estévez) de la mano del placeteño Javier Negrín Ruiz es una suerte de brújula. Este es un libro que se parece bastante al Testimonio, ese hijo huérfano de la literatura cubana. El tema de las becas en Cuba, que pulularon en zonas como la Isla de Pinos: Jagüey Grande, en Matanzas; Zola, Camagüey o San Andrés, en Holguín es algo que nos deben la Historia, el Testimonio o el Periodismo para un día, cuando seamos un país adulto. Los niños que viajaron desde Guantánamo a recoger toronjas en Gerona o podar naranjas en el centro del país no fueron mejores ni peores, fueron luego los jóvenes que partieron a matar y morir en el África, a dejar sus vísceras en el Estrecho de la Florida o amanecieron un día sin el Muro de Berlín. Más que el idílico encuentro entre pioneritos que amaban a su patria, las “Escuelas en el Campo” fue uno de esos infiernos que muchos intentan sepultar y el YOTUEL de Negrín Ruiz lo revive a medias  y eso es ya de agradecer. Invitados están.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Mis romerías

Romerías de Mayo en Holguín 2012/ Fotos /Luis Felipe Rojas

Hace más de un lustro las Romerías de Mayo dejaron de ser mis fiestas. Un accidente político me excluyó de un jolgorio que ingenuamente pensé como mío. Hoy volví a asomarme a ese regalo que es mirar a Cuba, casi tocarla, con el lente.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nosotros: “los otros”

Los opositores han tomado estas medidas para proteger a sus familias de actos de repudio y vandalismo de las turbas amestradas por el gobierno y la seguridad el estado contra las familias

Fue en la primavera de 2005 cuando leí  Los ‘otros’: Desafíos de la reconciliación’, del ensayista Juan Antonio Blanco. Recuerdo haber experimentado la sensación de haberme relocalizado otra vez, sentí que volvía a enrumbar mi proa en cuanto a los odios y los temores de la Cuba que habito.

Siete años después yo soy el “otro” en mi barrio, en mi localidad de batey azucarero, en esta Palestina criolla.

Como parte de esta horda que decidió plantar campo al autoritarismo, soy mirado como quien quiere abrirle la puerta al Miami que quiere quitárselo todo (?) a los cubanos. Soy para ‘ellos” quien está ayudando a entregar el país a los ‘yumas’ (escuelas, casas, círculos infantiles, etc). Así nos pinta la maquinaria propagandística del departamento ideológico del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC)  una vez timoneada ayer por el defenestrado Carlos Aldana y hoy por el ex coronel Rolando Alfonso Borges. Bajo el más cómplice silencio, “ellos” han visto cómo nos aplican la Ley de Peligrosidad Social Pre-Delictiva,  nos golpean, nos arrestan arbitrariamente, cercan por varios días nuestras viviendas y nos tocan raciones de odio como los “actos de repudio”, el escarnio público y el más absoluto desprecio por ser ‘diferentes’.

Pero es que “ellos” también sufren la escasez de información, se someten al abusivo y humillante proceso migratorio del Permiso de salida del país (o el de entrada o permanencia a él). Ellos  padecen hambre, falta de recursos para vivir una vida ‘normal’ y también han perdido la esperanza. Han tocado fondo igual que nosotros”.

Sin embargo, entre ‘ellos’ están quienes nos apoyan en silencio, nos imprimen un ejemplar de una revista clandestina, nos prestan su servicio de Internet, nos traen recados desde el exterior y se arriesgan a acogernos en sus casas… hasta que les suenan el silbato.“Ellos” esperan al día de mañana, “a ver si esto cambia, no puede ser así para siempre brother…”(SIC).

Los argumentos más socorridos son que entre “nosotros” no hay un líder,  o que estamos plegados a Washington (a Miami) y no a Moscú, Pekín, Caracas. Para “ellos” somos pocos, no tenemos el apoyo mayoritario de la población y nuestras propuestas, además de inviables, son anexionistas, una voz sacrílega en la historia centenaria de nuestro nacionalismo ramplón.

Sin darse cuenta de que somos como “ellos”, nos acusan de ser menos inteligentes, somos “nosotros’ los que tenemos problemas ideológicos (a políticos) y los que estamos locos.

Una pregunta me asalta a cada rato,  Quiénes han padecido más el miedo a la represión: “ellos o “nosotros”?,  sin embargo: no es el monosílabo como respuesta en sí lo más enriquecedor sino:  Qué hicimos cada uno de nosotros después de los primeros diez segundos de terror?

Mi conclusión es que ni ayudado por la magia preferiría volver a ser como ellos”. A bajar la cabeza. A taparme la poca, a guardar silencio, a bajar las manos, a detener mi paso,  a venderles mi futuro, a “ellos’.
NB: Gracias a Patricia, desde Berlín, sus preguntas, rabietas y discusiones de hace una semana me movieron a escribir este post.

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized