Archivo mensual: septiembre 2011

Notas de un pasaje libertario

Foto/Luis Felipe Rojas


El sol ardía como nunca sobre el Oriente de Cuba, era septiembre 10 cuando nos internamos en las lomas de Baracoa, debimos escondernos dos días para no hacernos notar. La Marcha Nacional por la Libertad de Cuba “Boitel-Zapata” el día 13 de este mes contó con la presencia de 36 activistas de derechos humanos de la Alianza Democrática Oriental, la representación del frente Nacional de resistencia cívica OZT me invitó para cubrir las incidencias.
Desde Playa Duaba, donde Maceo y Flor Crombet desembarcaron en 1895 salió la comitiva oriental para dar inicio a la marcha. Las palabras iniciales de Rolando Rodríguez Lovaina fueron para esclarecer el procedimiento de esta acción cívica. No deberíamos responder a las ofensas de los civiles ni los paramilitares, ni a los golpes de siempre; no nos resistiríamos al arresto ni mostraríamos consignas escritas u orales, vestiríamos de blanco (los que pudieran). Nos mostraríamos lo más pacíficos posibles, como hicimos al fin.
Cuando nos faltaban apenas veinte metros para llegar al cordón policial entonamos las notas del Himno nacional y nos entregamos a nuestros captores. Eso fue todo, un saldo de treinta y seis detenidos, entre los trece que participamos y los que fueron apresados antes de llegar al lugar acordado.

La detención
A Eliécer Palma, José Triguero Mulet y a mí nos llevaron en un jeep de la Guardia Operativa hacia Moa. En esa unidad policial estuvimos nueve horas sentados en un muro de cemento a la espera de una supuesta decisión del G2 en Holguín sobre nuestro destino para finalmente enviarnos a las celdas inmundas de ese centro de horror.
Cuando esperábamos ser recluidos allí se presentaron los activistas Annie Carrión Romero, Milagros Leyva Ramírez y Lewis Fajardo a interesarse por nosotros y fueron detenidos también, al pasar una hora los enviaron hacia Mayarí, las mujeres y él a Cueto.
La comida fue más de lo mismo: un picadillo ácido y maloliente, un agua transparente con algunos fideos flotando, arroz con piedras y basurillas y un trozo de vianda.
Entre los detenidos que me acompañaron en la celda había dos jóvenes acusados de matar y vender una res, los de la celda contigua a la mía penaban por haber sido sorprendidos en el juego ilegal de la lotería criolla, llamada ‘La bolita’ y supe de otros que habían sido revocados de su libertad condicional ¡por no trabajar!, debían multas que no han podido pagar o compraron algún articulo de dudosa procedencia.
El jefe de unidad, el Mayor Claudio Zaldívar Matos, un matón reconocido en Moa por su agresividad, tanto con los detenidos como con la propia guarnición, hizo un alarde de guapería para que me bajara de la litera y me incorporara a la fila de presos que se alistaron para la inspección matutina del día 13, la intervención de otro policía impidió que me golpearan como había prometido, aún así intercambiamos varias impugnaciones, él por no importarle que yo fuera un opositor pacífico, yo por saber asegurarle que son unos violadores y no cumplo órdenes de nadie, menos de militares.
Del tal Mayor Claudio Zaldívar supe que tiene a un hombre paralítico por un supuesto accidente en las inmediaciones del municipio Sagua de Tánamo.
Al filo de las 2:00pm nos liberaron sin cargos, lo que borró la farsa que nos montaron el día anterior, cuando intentaron que firmáramos unas actas acusatorias por un supuesto Desorden Público. No nos confiscarnos absolutamente nada, a esa hora otros que nos acompañaron en la marcha saboreaban un café y el calor de casa. Atrás quedó la sordidez de aquel lugar, aún siento en piel la pestilencia de aquellos calabozos, un instrumento que usa frecuentemente el régimen para retrasar lo que a todas luces parece inevitable, aunque muchos lo duden debido a la distancia, la ceguera o el miedo que paraliza.

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Sancionados tres oficiales de la policía en San Germán, Holguín

foto/Luis Felipe Rojas


Luego de haber pasado por los rigores rutinarios del Tribunal Militar y la Fiscalía Militar, el Tribunal Provincial de Holguín sancionó con penas
entre tres y cuatro años a tres oficiales de la Policía Nacional Revolucionaria que ejercían hasta hace unos meses en San Germán, en la oriental provincia Holguín, a unos setecientos kilómetros de La Habana, según dijeron fuentes en la localidad.

Los encartados son el Cap. Bladimir Aldana, Jefe de la Unidad policial,
el 1er Tte. Alexander La ‘O Aguilera, Jefe de Sector (en la foto con uniforme de policía) y otro oficial nombrado Jerson, Funcionario de Orden Interior.
Los sancionados habían sobreseído presuntamente a cambio de dádivas a un chofer de camión que atropelló a una ciudadana en la vía pública hace más de un año. La señora, que me pidió no revelara su nombra me dijo que ella realizó varias quejas a niveles de fiscalía y tribunales en la provincia, y al notar la desidia de las autoridades competentes, decidió encaminar una querella en la Fiscalía Nacional que trajo consigo una investigación de mayor rigor y resultó en las sanciones antes mencionadas.

A los tres encartados se les privó del grado militar y hasta donde he tenido información en la última semana de agosto se presumía que Bladimir Aldana habría recibido una fuerte golpiza como ajuste de cuentas por parte de reclusos comunes que comparten con él el Campamento de Régimen Cerrado conocido como “Los naranjos”, a más de veinte kilómetros a las afueras de San Germán.
La ciudadanía en la suburbana localidad de San Germán se quejaba a menudo de maltratos verbales, atropellos físicos y la forma descompuesta en que eran recibidos los detenidos en la unidad policial, tanto por parte del ex jefe de Policía (Aldana) como por el ex jefe de Sector (La ‘O).
Además de tales quejas, existen acusaciones sin confirmar de supuestos actos de corrupción por parte de estos tres oficiales y otros funcionarios que aún no han sido siquiera amonestados y continúan en activo.
Pero a todo diablo le llega su hora, decía mi abuela María.

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La contra fuerza del Dago

foto/Luis Felipe Rojas


Con el sugerente nombre de “Dagorretipos”, en clara alusión a la antigua
forma de captar un arquetipo de la realidad, Dagoberto Driggs Dumoi ha
montado hace un par de semanas su exposición en un salón de la Unión de
Escritores en Holguín (UNEAC).
La muestra de marras está basada en una numerosa serie de fotografías
impresas en metal. Se trata de los flashazos que Driggs Dumoi logró hacer
hace varios años. Aprovechando sus labores como diseñador para el Consejo
Provincial de las Artes Plásticas, captó el momento en que desmontaban las
viejas fábricas de azúcar de caña.
Ahora la realidad le ha dado un vuelco significativo a la Obra de Driggs.
En el momento en que expone sus variaciones de aquella demolición, el
gobierno cubano ha anunciado la reapertura de más de una veintena de
centrales azucareros.
En el mundo contemporáneo el arte suele acompañar (y criticar en todo
sentido) las acciones de la política como discurso universal. Esta pudiera
ser catalogada como una exposición ‘políticamente correcta’. Si atendemos a
su inclusión en una organización de artistas que promueve la defensa del
socialismo y que su actual presidente Miguel Barnet se cataloga como un
comunista de mente abierta, lo que Driggs ha hecho es testimoniar el pasado
y el presente, una marca identitaria como el azúcar cubano tiene en
Dagoberto a un explorador misericordioso.
Sin embargo, Dagoberto Driggs recoge los pozos de un desastre nacional.
Azúcar y esclavitud decimonónica. Industria y nacionalización. Aquí también
están las huellas de una expropiación que contó con la euforia y aprobación
mayoritaria hace 52 años. De modo que desde la provocación que significa
todo hecho artístico, Driggs devela una punzada en el rostro del país.
Estamos ante un gesto cultural que se enmarca en el discurso de la
periferia por varias razones. Hace cinco años estos ‘Dagorretipos’ hubieran
parecido oportunistas y la persona social que es este artista nos habría
parecido un tratante de consumaciones exóticas. En cambio el acto de hacer
reposar aquellas realidades, cuando miles de obreros en la Cuba de los
Bateyes azucareros quedaban sin empleo y su vida social se transformaba
drásticamente al ver desaparecer su única fuente de ingresos le aleja de la
praxis de la melancolía para ubicarlo en la pura documentación.
Restos de cañerías, pedazos de cinc y tornillos herrumbrosos fijan su
destino al engaño de una foto en sepia. Hay una demarcación imprecisa entre
realidad y ficción que a Driggs le ha interesado atravesar para deslindar
su obra del discurso de la sumisión política, en el caso de muchos artistas
cubanos es harto conocida.
Citas a instalaciones anteriores, a plásticos que han surcado los mares de
la ineditez para sembrarse de cuajo en los altos foros del arte moderno
globalizado y una parodia de la realidad que se ve identificada con las
carencias insulares ubican frente a Driggs un altavoz sin precedentes para
decir sus verdades.
Con una excelente curaduría y un montaje a medio camino entre la
formalidad y la necesidad de la impronta, los ‘Dagorretipos’ son más que un
hecho artístico en sí, un gesto social que nos hacía falta en esta tierra de fértiles campos de caña.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Evidencias


Así quedó Aimé Garcés luego del arresto y maltratos que aplicaron contra ella las fuerzas amaestradas en Palma Soriano.
Quince días después de hacerle eso volvieron a entrar en su jardín, invadieron su propiedad y le confiscaron teléfonos, cámaras fotográficas, equipos de video y más. Todo para que no comunicaran por teléfono el horror que se ha vivido en estos días ni capten imágenes reveladoras de cuanto golpea y reprimen las turbas bajo las órdenes del General.
Pero si alguien duda de lo que digo o quiere mas información pueden llamarlos.Ellas, ellos les dirán.

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Evidencias


Esto le hicieron las fuerzas combinadas del G-2 y brigadas de respuesta rápida en Palma Soriano a un grupo de mujeres que asistieron a misa y luego salieron a la calle con gladiolos en las manos a caminar

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Evidencias

Foto/Luis Felipe Rojas

Esto hacen las turbas amaestradas con aquellos que piden libertad de derechos y de expresión

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Agenda de la policía política, agenda de estado


Qué pasa cuando las viejas artes de agredir y matar se convierten en e l proceder habitual de un país? ¿Qué se puede esperar de opresores y oprimidos si no el fruto más acido de las relaciones humanas: la violencia?

A Belkis, esposa del ex prisionero político José Daniel Ferrer, le abrieron el brazo con una tijera antes de practicarle una detención. La activista de la Alianza Democrática Oriental Annie Sarrion Romero en Moa fue atacada por una ex compañera de trabajo la que le produjo fracturas en la cabeza y una herida visible en la frente. La casa del disidente Franklin Peregrino del Toro en Cacocum Holguín fue embarrada de chapapote como ofensa y marca por su oposición al gobierno.
Según testimonios del ex preso político Fidel García Roldan, el Mayor Duglas Torres, junto al oficial de enfrentamiento de apellido Chapman, lo condujeron a las inmediaciones del barrio de Mayabe en la ciudad de Holguín y lo amenazaron con unos palos en las manos que lo matarían a golpes para después, afirma él invitarlo a colaborar con ese mismo órgano represivo que acababa de humillarlo y amenzarlo.

En el costero pueblo de Antilla el opositor Cristian Toranzo Fundichely fue víctima del acoso de un dependiente de la cadena PRD, una dependencia militar a cargo de la recaudación de divisas. El paramilitar ha llegado a ofenderlo verbalmente en público, a lo que Toranzo ha respondido con consignas antigubernamentales.
Pero las artes de provocación de la policía política cubana no tienen un patrón fijo aún cuando prevalezcan las detenciones y golpizas. A mí y mi esposa Exilda Arjona, nos llaman- a pagar nosotros- desde el móvil 53631214, propiedad según CUBACEL de María Eugenia González López, solo que los funcionarias de esa herencia aun no saben explicarnos el porqué de las molestias en la noche. El domingo en que me encontraba reportando para varios medios de prensa sobre los funerales de Monseñor Meurice Estiu, el ex combatiente del Ministerio del Interior Luis Leyva y su hija Irka emprendieron contra mi esposa y mi hijo cuando se dirigían a misa. A Exilda la acusaron de contra-revolucionaria y “vendida a los americanos”.
Irka es una enfermera que se encuentra bajo el conocido castigo ministerial de Salud Publica en espera de poder cumplir su penitencia de 5 años reglamentarios para salir a encontrarse con su esposo mexicano. Para obtener ‘el permiso de salida’ necesita demostrar su fidelidad al gobierno con actos tan deleznables como estos.
El 15 de junio de este año en Bayamo el activista de derechos humanos Yoandri Montoya Avilés recibió varias heridas por parte de un paramilitar de las Brigadas de Respuesta Rápida. Las ofensas eran las mismas que se gritan siempre en presencia de los primeros oficiales de la contra-inteligencia militar en todo el país.

Entrenadores y atletas de artes marciales, como Taekwondo y Karate, en Baracoa, Bayamo, y Gibara son utilizados en actos de repudio para golpear a los disidentes pacíficos. El premio es salir a ofrecer sus servicios en Venezuela u otros países de Latinoamérica.

Un grupo de guantanameros de pésima conducta social han amenazado de muerte al conocido disidente Rolando Rodríguez Lobaina. Raudel Ávila Losada y Carlos Reyes Casanova, disidentes de Palma Soriano, han sido atacados con cuchillos por desconocidos que les gritaron injurias y lanzaron consignas llamadas revolucionarias. Ambos formularon sendas denuncias en la comisionaría local, pero entendemos que nada sucederá si miramos que los receptores de esas quejas han sido los mismos protagonistas de las golpizas y detenciones a mujeres y hombres durante las últimas 6 semanas en ese municipio de Santiago de Cuba para que no asistan a la catedral a pedir por la libertad de los presos políticos.

El terrorismo de Estado ES terrorismo de Estado. El gobierno ordena escupir, golpear, humillar, provocar con violencia verbal, apedrear los techos en la noche, lanzar huevos podridos, armar piquetes con palos y cabillas en los centros de trabajo…desacreditar al contrario.
Es una agenda muy clara para aferrarse al poder.

17 comentarios

Archivado bajo Uncategorized