Archivo mensual: abril 2011

El triunfo del eufemismo

foto/Luis Felipe Rojas

A medio camino entre la parodia y el absurdo, la vida cubana se resuelve con parábolas también.
Esta ruinosa construcción lleva por nombre “El impulso” y en sus momentos de mayor esplendor, si acaso los tuvo prestó algún servicio gastronómico. Una vez comí unos espaguetis con salsa de ají y picadillo de… ¿cerdo?, ¿res?, ¿pollo? en una “pizzería” llamada La fontana de Trevi. El agua estaba al tiempo, y un poco más, casi tibia. Los cubiertos y cuchillos estaban amarrados por una soguita y una señora venía, los lavaba en una vasija y los volvía a poner sobre la mesa.
He visto tiendas llamadas Modas Praga, Restaurante Moscú, Hotel Pernik (una flor Búlgara) y Cine Leningrado. La participación foránea en cualquier evento de la vida cubana le da rango de mundial, no ya internacional y los estrenos de cuanta obra danzaría, teatral o espectáculo musical siempre será un estreno m-u-n-d-i-a-l.
Aún sin derechos, seguimos siendo llamados ciudadanos y nuestra sociedad es civil, civilizada. Grupos paramilitares que accionan a golpe de silbato, prestos a caerles a garrotazos a todo el que se exprese diferente, integran la llamada sociedad civil. Una federación de mujeres con muy pocos derechos, comités de ciudadanos que se vigilan y delatan unos a otros y campesinos asociados más para decir consignas que hacer parir la tierra, son el expediente de un país enfermo.

Foto/Luis Felipe Rojas

23 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Un negro que podría estar de vuelta al cepo

foto/Luis Felipe Rojas


Una cabriola del sistema jurídico cubano podría poner a Raumel Vinajera Stevens de vuelta a la cárcel de donde salió de libertad condicional el 22 de febrero pasado. En una llamada telefónica que hice a su esposa Tania Montoya Vázquez, los dos me contaron sobre la maniobra que el Mayor Diorkis, que dice ser el jefe de Enfrentamiento al enemigo en Santiago de Cuba está preparando contra él.
Raumel Vinajera Stevens me dijo: Desde que creé el 4 de abril de 2011 la delegación del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil ‘Orlando Zapata Tamayo’ aquí en Palma Soriano, el mayor de la policía política en el territorio Francisco Feria Coba, la ha emprendido contra mí porque sigo haciendo oposición y porque desde que el prisionero de Conciencia José Daniel Ferrer García, de la Causa de los 75 salió de prisión, yo he seguido yendo a su casa en Palmarito de Cauto.
Estos oficiales me han amenazado con devolverme a prisión si continúo con mis actividades opositoras. El viernes 15 de abril, aproximadamente a las nueve de la mañana, la Jueza de ejecución del municipio Palma Soriano me dijo que el lunes 18 debía presentarme en el tribunal para ser revocado por mi conducta. Yo no pedí ser liberado bajo Libertad condicional, a mí no me condiciona nadie. A mí debieron liberarme bajo Licencia extrapenal pues yo entré sano al penal y hoy soy un hombre cardiópata, hipertenso crónico, úlcera gástrica, tengo un quiste de 52 milímetros en el riñón izquierdo y cálculos en ambos riñones. Yo denuncio ante el mundo que eso fue producto al agua podrida que les dan a los presos, la mala alimentación y las pésimas condiciones de vida carcelaria. Todo el me conoce sabe mi complexión física y que yo era un hombre sano antes de entrar a prisión.
‘Yo fui acusado del delito de lesiones, cuando en realidad el lesionado fui yo. Un paramilitar al que enviaron a mi casa con un arma blanca, presentó de conjunto con la policía política, una acusación por lesiones. El día 2 de octubre de 2008 fui sacado de mi casa de la peor manera por un comando de ocho hombres de la policía política y la brigada especial, me condujeron a la unidad de la policía de aquí de Palma Soriano y de ahí a la Prisión de Boniato, estuve dos años y cinco meses encerrado injustamente. Ellos saben que soy un opositor y que no voy a claudicar. Ahora estoy con una espada colgando sobre mi cabeza y en cualquier momento podrían llegar los policías a devolverme a la prisión. Pero no voy a dejar de seguir haciendo oposición, no hay estatuto penal o judicial que diga que no puedo hacerlo y soy un desobediente civil, de las leyes militares de este país. Por eso es que yo los emplazo a ellos hasta que me vuelvan a encerrar o me den la libertad extrapenal o me dejen en paz. Eso es lo que les digo a estos esbirros.’
Cuando terminé de hablar con Raumel fui rápido a buscar el libro de Manuel Vázquez Portal Escrito sin permiso (Editorial Hispano-cubana), en él rememora un día en la prisión de Boniato, cuando un Teniente Coronel estaba de visita y amenazó a Vázquez Portal y Raumel Vinajera Stevens saltó diciéndole: ‘Oye, el coño de tu madre, vete a amenazar a los hombres a otro lado, que aquí nadie come miedo’.
Raumel Vinajera Stevens es un cubano, un negro sin miedo y lo ha demostrado varias veces. Cuando este post se publique quizás Raumel seguirá entre los primeros de la lista de quienes podrían sustituir en las cárceles de Cuba a aquellos que deportaron a España.

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Pequeño, ruinoso, inmenso país

Foto/Luis Felipe Rojas

Es difícil acostumbrarse a vivir en un país en el que parece que nada sucede cuando en realidad todo parece indicar que vamos en un viaje eterno hacia la nada.
Se cae el país y se levanta el partido único. La gente muere de desesperanza y desaliento y los diarios anuncian la ubicación del gobierno entre las punteras mundiales en salud y educación. Mascullo estas palabras cuando están realizando las presentaciones del nuevo buro político que deberá ‘ventilar’ el futuro de la nación, pero mis vecinos y yo sabemos que nada va a pasar que no sepamos. Ni siquiera las supuestas medidas que algunos ilusos esperan pueden levantar los ánimos caídos.
Mis vecinos de asiento en el camión que me trajo de regreso de mi viaje mensual al ciber-café, coinciden milagrosamente que vender el auto, la casa, mudarse a La Habana sin un permiso especial pudieran ser alivios. Sangrías, pienso yo. Mi vecina en la cola para comprar boniatos un domingo antes del citado congreso, cruzaba los dedos para que su hija vuelva desde Sudáfrica después de seis años con la negativa del gobierno a que pise la tierra que la vio nacer. Sin lugar a dudas, lo esperaba del congreso partidista. Tal parece que la magna cita de los comunistas cubanos está funcionando como un “ábrete sésamo” de las dolencias nacionales. Lo peor no es lo que esperan, porque al fin y al cabo la gente es dueña de su ingenuidad; lo peor va a ser la desilusión total cuando acabe la cita.
En medio de la crisis mundial el país va barranca abajo, pero los únicos dos diarios que son uno y el mismo, dicen lo contrario. La televisión hace un paneo hacia la nación que nunca fuimos y millones de espectadores esperan un punto de giro en este melodrama de desgobierno que hemos ayudado a fabricar con tanto silencio y permisibilidad al autoritarismo verdeolivo.

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ariel Arzuaga Peña sin derecho a defenderse

He pasado noches intentando hablar con la esposa de Ariel Arzuaga, un defensor de los derechos humanos de la ciudad de Bayamo, en la provincia Granma que está encarcelado por saña de las autoridades militares de su localidad.
Yakelín García Jáenz me dijo, preocupada, que Ariel sigue muy mal. Ahora está confinado en la Prisión Provincial Las mangas, en la parte de los pendientes a juicio. Está acusado de Atentado.
El suplicio de Ariel Arzuaga “comenzó el 23 de febrero de este 2011 cuando se disponían a rendir tributo a Orlando Zapata Tamayo. En la casa se encontraba una corona mortuoria, pero llegaron los agentes de la policía política Julio César y Abel con violencia, vinieron tumbando la puerta y dijeron que no podíamos salir de la casa. Entonces Ariel salió para la calle y les dijo que esa era una violación de ellos porque aquí en la casa hay un niño que tenía que ir a la escuela y ellos le estaban quitando ese derecho.
“Yo fui a llevar al niño para la escuela y a mí me llevaron para la prisión. Ariel se quedó cuidando a la niña de dos años y ellos empezaron a acusar a Ariel. Decían que él quería matar a la niña, lo que es una gran mentira. La Brigada Especial entró por la ventana del baño, rompieron la ventana y apresaron a Ariel, le torcieron los brazos, le hicieron una llave, lo tomaron por el cuello y lo llevaron para la Delegación del MININT que está en la Carretera a Santiago de Cuba. A mediodía lo trasladaron a Instrucción policial donde estuvo hasta el día 11 de marzo, ahí se plantó en huelga de hambre hasta el día 9 de marzo.
“El día 14 de marzo, ya estando en la calle, me cuenta él que sobre las 5:00 pm fue agredido verbal y físicamente por un paramilitar que se encontraba el 23 de febrero también cuando lo detuvieron. Éste hombre lo agredió, le gritaba: ¡Gusano! ¡Contrarrevolucionario” y palabras obscenas y Ariel, según me cuentan, lo único que hizo fue bajarse de la bicicleta, nada más. Después fue detenido el día 17 de marzo y hasta la fecha que casi va a ser un mes de estar en la prisión Las Mangas, en el Destacamento 1-2.
“Hoy yo tuve visita para verme con Ariel allí y él me dijo que el mayor Joel le comunicó que ya no podría seguir utilizando el teléfono cada tres días como está establecido para los presos comunes y que la visita familiar no se realizaría más en el salón, sino aparte.”
Ariel Arzuaga Peña reside en Calle 21, No. 12-A, e/ 12 y 14, Reparto Ciro Redondo, Bayamo, Granma, es el director del Centro de Derechos Humanos “Luz y verdad”, en la localidad y presidente del Municipio de Oposición, es además activista de la Alianza Democrática Oriental.

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Gibara, un pedazo de luz echado al mar

 

Foto/Luis Felipe Rojas

A finales de este marzo supe de la infausta noticia: los amantes del cine perdíamos el Festival de Cine Pobre “Humberto Solás”. Un desacuerdo entre las partes convocantes de Holguín y La Habana nos dejaba al desamparo a los que nos asomábamos a un cine desprejuiciado y con menos pretensiones que los portadores de tendencias comercializadoras o posturas de trascendencia que algunos creadores le quieren impregnar a cada momento que viven.
A este festival venían hacedores con ganas de enseñar la frescura y el rigor en otras esencias, otros discursos, en un cine más democrático y participativo sin dejar de entretener. Solás ayudó a esa magia, muchos en Holguín lo ayudaron, otros tantos le sembraron el camino de nimiedades para hacerlo tropezar a cada rato. Entre la burocracia y el provincianismo ramplón le hubieran quitado las ganas al autor de “Lucía” en un par de años más.
Lo que ocurre ahora, se veía venir. Por fin, entrada la primavera se dio el conato (por lo menos público en la provincia) entre las opiniones y decisiones de Alexis Triana (Director Provincial de Cultura) y Sergio Benvenuto Solás (sobrino de Solás y presidente del Comité Organizador del festival).
Primero fueron algunos correos electrónicos, dicen, y después la publicación local La Luz puso en manos de un mínimo número de holguineros las razones de Triana. Como pocos tenemos acceso al correo electrónico tendremos que conformarnos con lo que argumenta este acerca de la posición de Benvenuto. Lo cierto es que el festival será anual, pero en la capital del país.
Gibara, uno de los paraísos cubanos del Atlántico Norte, se había afilado los dientes. Un enjambre de hombres y mujeres prepararon sus casas para ofrecerlas en alquiler a visitantes extranjeros y nacionales. Bebidas, pescados y mariscos ya regaban su olor por encima de los techos rojos que identifican a esta villa recostada al mar. Mario es un amigo mío de la infancia. Desde hace tres años venía buscándose el sustento de varios meses en solo una semana de jaleo cinematográfico: ‘la gente compra y busca de todo, desde libros viejos, obras de arte, maderas preciosas, corales, pescado para llevar, todo. El festival era el momento’, me dijo con pesar.
A principios de marzo estuve en Gibara y he podido ver la desazón. Gibara tenía para mí dos motivos de emoción muy distintas: allí conocí el descanso de fin de semana en los años ‘90, era la escapada desde la ciudad hasta ese paraíso que creíamos. Después, en el año 2006, recibí el peor acto de repudio de que tenga noticia. La sesión de odio la preparó el entonces capitán Abel Ramírez. Estábamos en casa del disidente Alexander Santos y pusieron a las turbas a ladrar contra nosotros. Después había vuelto con un poco de escozor, no era para menos.
El pasado sábado día 2 de abril distribuyeron el periódico La Luz, órgano de divulgación de Cultura provincial, y parece haber sido peor el remedio que los males. Como no hay a quien echarle la culpa, la gente no cree en los dislates de un Benvenuto que solo viene una vez al año, al director provincial de Cultura tampoco le aceptan mucho su diatriba.
Las justificaciones no valen al parecer cuando se trata de un evento que ponía al pueblo en la mira del país por unos días, alimentaba a decenas de familias con los alquileres de habitaciones, autos y triciclos, con la degustación de la comida recién pescada y con una fiesta cinematográfica llena de sangre joven.
Comí en casa de dos nuevos amigos, estuve una tarde entre el café y la buena conversación y el tema recurrente era el festival. Todo indica que la mayoría hubiera preferido un diálogo entre las partes, salvar la sede gibareña de la fiesta de cinéfilos a toda costa. Si la supuesta torpeza no viene por mandato ideológico del Partido Comunista no hay razón para no haber encontrado un arreglo. Un concierto de Carlos Varela o X Alfonso, una exposición de arte contemporáneo y debates encendidos (yo los gocé varias veces) que acompañaban la muestra y competencia del celuloide bien valían sentarse a la mesa para debatir la permanencia del certamen en esta tierra carcomida por el salitre. Traduzco el sentir de varias caseras y me creo en el derecho a reprobar que se abandonaran las armas del diálogo fructífero, aunque el citado funcionario provincial haga mención en su artículo a ‘una nueva ronda habitual de paranoia anticubana’. El festival era mío también, y aunque un edicto invisible dictado hace cuatro años me ha dejado fuera de los debates, las lecturas públicas y las posibilidades de publicar, hubiera puesto mi firma a favor de salvar esa fiesta que se nos apagó entre las manos. Dondequiera que se encuentre, Humberto Solás debe de estar que arde.

 

Foto/Luis Felipe Rojas

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

José Daniel Ferrer García

Foto/Luis Felipe Rojas

Era 2003 y las excesivas condenas a que fueron penados él y su hermano Luis Enrique tronaron entre los jóvenes de entonces. A poco de ser apresado ya se hacía notar por su valor para enfrentar al régimen y no callarse ante las injusticias. Pasó por varias huelgas de hambre, encabezó protestas cívicas que llevaron a las autoridades de las penitenciarías donde estuvo a ceder en algunos reclamos. Su protesta por la restricción al acceso telefónico en el Combinado de Guantánamo y la grabación del acto fue escuchada por varias emisoras de las que oyen los cubanos.

En el año 2006 le fue concedido el Premio a la dignidad ‘Carlos Manuel de Céspedes’, que la Alianza Democrática Oriental entrega cada año a un preso político de la región o que esté preso en estas cinco provincias. A Guillermo Llanos Ricardo y Juan Carlos González Leyva les oí hablar con devoción de este ‘león’. Su decisión de exigir que sus 25 minutos de teléfonos semanales los usaba ‘para lo que me dé la gana’, según me contó, hizo que los gendarmes que lo custodiaron aceptaran su labor como corresponsal dentro de las cárceles para el mundo entero.
Hace unos días pude entrevistarle en su casa de Palmarito de Cauto, un pequeño barrio perdido a la orilla de la carretera que va hacia Palma Soriano en la provincia Santiago de Cuba. Cuando llegué pude notar algunos rostros adustos y vigilantes. Liberado a medias pues su documento para salir de prisión dice que su sanción extingue en 2028, José Daniel Ferrer es preocupación de la policía política en esa provincia, su negativa a marcharse al exilio lo llevó a ser uno de los dos últimos en ser devueltos a casa.

Aquí les dejo una de las preguntas que me contestó en la entrevista que ya ha publicado Diario de Cuba:
Has regresado del infierno, traes la crónica del horror, ¿Qué nos puedes contar?
(?)
?Pasé por varias prisiones, lo que más me impresionó cuando llegué a Pinar del Río fue que los reclusos comunes llevan las huellas directas de la cárcel en sus rostros. Los métodos de tortura más usados son los conocidos como ‘La sillita’ y ‘La Shakira’, que han sido descritos tantas veces. Ahora estando en Aguadores, en Santiago de Cuba, llegué a saber de casos en que son esposados por pies y manos hasta por tres días, los reclusos se orinan y defecan encima mientras están en esas condiciones, ya sea con La sillita o La Shakira. Allá en Pinar del Río, en Kilo 5 ½ llegaron incluso a meterles trapos sucios en la boca a los que les aplicaban las torturas para que nosotros, los presos políticos no nos enteráramos y no denunciásemos tales actos. El 29 de Julio de 2007, en Kilo 8, en Camagüey, los carceleros asesinaron a golpes a tres reclusos que a su vez habían agredido a un preso. Ellos avisaron que ya la víctima se estaba muriendo, entregaron los cuchillos y los gendarmes en vez de asistir al herido, la emprendieron a golpes con los que cometieron el delito. Más de cuarenta guardias en cuestión de tres o cuatro minutos, descargaron toda su ira con cabillas, palos y tonfas contra estos tres hombres. Dos de ellos murieron de manera instantánea, uno dejó un reguero sesos por el pasillo. El que se salvó, tengo entendido que quedó completamente loco. Los muertos fueron Amaury Medina Puig, de 25 años de edad y Carlos Rafael Labrada Oses, ambos jóvenes. ¿Qué pasó con los gendarmes? Se las arreglaron con la complicidad de las autoridades y terminaron acusando al que quedó vivo de causar la riña y que los demás muertos fueron a causa de esa reyerta. En Pinar del Río un recluso le tiró excrementos a uno de los jefes de la prisión, y entonces lo envió a la celda de su mayor enemigo. Allí aquel hombre de gran corpulencia al que le enviaron a este hombre como un premio, comenzó a golpearlo, lo violó sexualmente, le comía la comida que le traían, lo mató, lo tapó, y tuvo el cadáver más de dos días hasta que la peste que emanaba fue insoportable para los demás y resolvieron evacuar la celda, y después no pasó nada. Casos como estos son decenas y decenas, yo tengo un informe bastante detallado fuera de esta provincia, ya tendré tiempo de denunciarlo?

25 comentarios

Archivado bajo Uncategorized