Archivo mensual: febrero 2011

Calabozos y bastonazos contra fechas patrias

Foto/Archivo ADO

Las noticias de las detenciones de más de medio centenar de activistas de Derechos Humanos en todo el país no ha hecho sino confirmar la naturaleza violenta y enquistada del régimen que gobierna a mi país.
Algunos se hicieron ilusiones. Otra vez los únicos detenidos, golpeados y retenidos en sus viviendas fueron los opositores pacíficos y sus familiares. Nada de acciones voluntarias, poca solidaridad de los vecinos y un miedo que desde lejos se le ve a tanta gente. Es un miedo que “mete miedo”.
Las detenciones empezaron desde temprano el 21 de febrero, cuando en Baracoa los activistas de la Alianza Democrática Oriental (ADO) Francisco Luis Manzanet Ortiz, Omar Wilson Estévez Real, Annie Sarrión Romero, su esposo Juan Carlos Vázquez Osorio y Milagros Leyva fueron llevados a una unidad policial de la Villa Primada de Cuba. De este grupo quedaban detenidos hasta el 24 Manzanet Ortiz y Estévez Real.
El primer ardid de la militancia castrista que cuida los jardines del Palacio de la Revolución es que no se llevaran a cabo homenajes por la muerte de Orlando Zapata el 23 y los pilotos de “Hermanos al Rescate” el 24 de febrero.
Como de costumbre las casas de activistas de Derechos Humanos, otros disidentes y periodistas independientes en Santiago de Cuba, Guantánamo y Holguín fueron vigiladas por fuerzas combinadas de la policía política (G2), la Policía Nacional Revolucionaria y las paramilitares Brigadas de Respuesta Rápida. Ese mismo 21 el pastor bautis independiente Desmides Hidalgo López fue brutalemente golpeado por efectivos de seguridad en el pueblo de Buenaventura, Holguín. A la hora de componer estos párrafos Desmides había sido liberado y su casa estaba rodeada por miltares.
El 22 de febrero en la noche recibí la llamada de Yanet Mosquera Cayón de que su esposo Rolando Rodríguez Lobaina, coordinador general de la ADO y otros disidentes más habían sido detenidos en las calles guantanameras.
El 23 de febrero, después de un fuerte despliegue militar, Reina Luisa Tamayo pudo visitar, solo con 11 familiares, la tumba de Zapata en el cementerio de Banes. Ese día en horas de la mañana y la tarde eran detenidos en Guantánamo Jorge Corrales Ceballos, José Cano Fuentes e Isael Poveda Silva, todos de la ADO. En Holguín, según testimonio del ex-preso político Fidel García Roldán, los agentes de la policía política la emprendieron a golpes con la periodista María Antonia Hidalgo, su madre María Mir y la activista de FLAMUR Marlene Pupo Font, igual de golpes y maltratos sucedió con la periodista Caridad Caballero Batista, su esposo Esteban Sande Suárez y el activista prodemocrático Juan Carlos Gómez en esa ciudad oriental.
Otras detenciones ocurrieron en Palma Soriano pues Raudel Ávila Losada confirmó la detención momentánea de casi treinta activistas que según su propio testimonio fueron liberados en menos de dos horas. En la mañana del 24 de febrero Ávila Losada confirmaba que todavía estaban detenidos en esa ciudad santiaguera a orillas del río Cauto Marino Antomachín y Reinaldo Martínez Rodríguez.
Las restricciones de movimiento, con órdenes de no salir de sus casas estaban notificadas en Antilla, Banes, San Germán y Santiago de Cuba. En esta última ciudad se reportaban las detenciones de varios activistas en el poblado de El Caney, sin que se precisaran aún los nombres y la cantidad pues los disidentes fueron detenidos en camino a un punto de la ciudad en que se encontrarían. Idalmis Núñez Reinosa estaba en su vivienda, pero el teléfono se cortaba a cada instante. Tuve noticias de que tanto Antúnez como Idania Llanes y otros más sufrieron detenciones y la casa de Antúnez fue atacada por las fuerzas castrenses. Desde La Habana donde escribo hoy este post me cuenta un vecino del periodista independiente Héctor Julio Cedeño Negrín que éste no volvió a casa de una actividad efectuada en la calle Neptuno, en casa de Laura Pollán Toledo. A Cedeño Negrín lo golpearon y aún está detenido.
He compuesto este pequeño informe llamando a los pocos teléfonos que no habían sido desactivados todavía. Es 24 de febrero y no quiero esperar a mañana para hacer un resumen parcial. Seguro hoy habrá detenciones si es que algún opositor no detenido se acerque al mar a echar flores por los caídos cuando el derribo de las avionetas. Escribo desde la premura de quién está perseguido. Me dice mi esposa que allá lejos en San Germán llevan más de veinticuatro horas algunos sabuesos vigilando mi casa. Ella no sabe si es para cuando llegue detenerme o porque desconocen si estoy dentro y aun sigo enfermo como hasta hace unos días. Aquí veo en las calles de la Habana una calma tensa pero caminé hasta el cibercafé y envio el post
Esta vez he evitado entregarme a manos de mis captores para reportar algunos twitts con el poco crédito que me queda en el móvil y hacer esta nota para ustedes, pero me temo que habrá alguna bronca en la tarde cuando intenten llevarme detenido.
Mis hermanos activistas y disidentes me piden que les envíe mensajes por el móvil. Todos quieren tener noticias de lo que sucede.
Yo también tuve la ilusión, el sueño de las calles egipcias y libias iluminadas en la noche, los vientos del desierto medioriental incendiado por el clamor de pueblo. Pero la realidad cubana es otra, son otras las detenciones y golpizas, somos menos que en una plaza iluminada por las ansias de libertad en El Cairo o Amán.

Foto/Luis Felipe Rojas

16 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

OZT: la extensión de su cuerpo

Foto/Archivo de ADO

Se ha cumplido un año ya del fallecimiento en prisión de OZT. Su muerte bajo los efectos de una prolongada huelga de hambre fue harto conocida por los medios internacionales. Un año después el cuerpo de este joven negro se ha extendido en la represión a sus hermanos de causa, a quienes se solidarizaron con él sin haberlo conocido y a un elevado número de cubanos que han visto sus barrios rodeados de hordas policiales rondando a los disidentes pacíficos.

 

El hecho de que Zapata se infligiera la muerte bajo la inanición es un aditamento más de esta hambre que hemos padecido por más de medio siglo. Hablo del hambre espiritual de la falta de libertad y la otra, la que duele en el cuerpo propio y el de los nuestros. Hablo de la falta de comida para un pueblo debido a la desidia y la carencia de acciones gubernamentales para solucionar las mínimas necesidades.
Esa es la paradoja, ese es el legado. Cuando millones de cubanos se devanan los sesos diariamente para buscar qué comer, un hombre sin libertad como OZT decide morir de hambre antes que seguir siendo vejado y golpeado salvajemente en las cárceles por donde pasó.
El acto de ser negro, disidente y oriental fue otra de las condenas que lo llevó al suplicio final. Discriminado por el color de su piel como miles de cubanos más en esta época de ‘igualdades’, también se negó a creer en ese apartheid velado, pero latente. Académicos e intelectuales oficialistas han hecho saber sobre el racismo en Cuba, de eso no hay dudas. Una ley aprobada en 1997 prohibía y regulaba a los ‘del interior del país’ fijar su residencia en la ‘capital de todos los cubanos’, por eso, su castigo era triple.

Un día, en el verano de 2009, estuve apostado frente a la prisión provincial de Holguín solidarizándome con Zapata en una de sus huelgas de hambre. Ocho meses después, el 3 de febrero de 2010 marché junto a una treintena de disidentes más por las calles de Camagüey y estuve frente al hospital donde el negro Zapata agonizaba en su penúltima batalla. Las detenciones por las que he pasado cuando he intentado llegar a su Banes natal, los días en que mi casa ha sido rodeada por las hordas de civil y de uniforme para impedirme salir y que han puesto a mi hijo bajo tratamiento siquiátrico, son una extensión del cuerpo de OZT. La metáfora del cuerpo en el cuerpo del otro no son un gallardete, una medalla que se lleva como un trofeo de guerra, son las consecuencias del sueño de la libertad.

Cientos de detenciones se han sucedido en este lapso de un año. Sin embargo, ni el intento de humillarlo públicamente, utilizando todos los medios de difusión masiva que posee el gobierno han bastado para silenciar ese acto cívico y sencillo de plantarse de cara al dictador.
La rebeldía de las Damas de Blanco, la huelga de Fariñas y la obstinada decisión de cientos de cubanos de buscar la libertad han hecho posible que no sea una muerte inútil. La torpeza de las autoridades de impedir que quien quiera arribar a Banes lo haga libremente para asistir al cementerio, lugar de peregrinación naciona,l es parte de esa extensión del cuerpo de OZT que somos todos.

17 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El gesto ciudadano

Foto/Luis Felipe Rojas

Con setenta y cinco años a sus espaldas Leslie Chan nunca imaginó que fuera a dar con sus huesos a una estación policial. Hace apenas una semana estaba sentado en un banco público esperando a sus amigos para charlar un rato como hace todas las mañanas desde que está jubilado, pero un policía le interrumpió la jornada.
Los gendarmes que requirieron de Leslie practicarían un registro domiciliario a una familia que vivía muy cerca de donde estaban los septuagenarios sentados y necesitaban de la presencia de un testigo. Me contó que lo abordaron sin preámbulos y que primero se negó rotundo. ‘No quiero’ le dijo firme al policía y le agregó ‘yo no soy un chivato’.
Cuando fue interpelado y le explicaron que esa era su ‘obligación ciudadana’ volvió a la carga y añadió que está retirado, que padece de la presión y esgrimió otro pretextos más para no ser lo que él considera ‘cómplice’ de aquel registro. El policía le pidió su carnet de identidad y le espetó que lo fuera a buscar a la estación policial del pueblo.
Soy testigo de que durante cuatro días asistió ayudado por su hermana también septuagenaria al cuartel policial a buscar el documento de identidad. Todas las veces en la carpeta le explicaron que era cierto que en su reclamo tenía la razón y hasta el jefe del puesto militar le dijo que cuando el uniformado regresara sería amonestado.
Hasta ahora desconoce si en realidad hubo sanción pero está seguro de lo que sí conoce muy bien y es que según el código penal cubano nadie está obligado a asistir como testigo de un registro domiciliario a menos que sea una cuestión de vida o muerte’. Y en ese caso solo se trataba ‘buscar unos billetes en divisas CUC’ en la casa de un revendedor por lo que no aplica con esta persona de setenta y cinco años
Leslie se negó de plano, como Rosa Park se aferró a su verdad. Como mismo ella lo hiciera agarrada a los tubos del asiento del ómnibus, Chan se negó a cooperar con un absurdo policial. Es un gesto, una acción pequeña como las que provocan cualquier revolución social.
‘Me devolvieron el carnet a los cuatro días’ me dijo, pero ya saben que conmigo no pueden contar jamás.

 

14 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Usurpación del espacio público.

Foto/Luis Felipe Rojas


No hay manera de que el gobierno cubano se anote un tanto hacia la civilidad y la buena costumbre de compartir el país, la tierra y el espacio público con sus semejantes, aunque sean adversarios en el campo social o político.

Desde hace varios años hacia acá, a medida que aumenta el nivel de desobediencia civil, las fuerzas represivas, apuntalando lo que parece insalvable, prohíben cualquier acto público, cualquier gesto de participación ciudadana y el imaginario popular se ha fabricado la idea de que ‘las calles son de los revolucionarios’ o ‘esta calle es de Fidel’, como gritan algunos partidarios y los enviados a repudiar la diferencia.

Poner flores a Martí, una corona en las estatuas de Martin Luther King, Gandhi o Lincoln deviene un acto suicida que por lo general termina en golpizas, abucheos y detenciones de horas y hasta varios días. Las más de veinte detenciones en el oriente de Cuba cuando los distintos grupos de la sociedad civil independiente intentaron rememorar el natalicio de José Martí en enero pasado son la prueba más cercana. El espacio público ha sido usurpado en nombre de la seguridad nacional, el pretexto del mantenimiento del orden público, deviene en golpizas y detenciones arbitrarias.
El espacio público y el accionar cívico son rehenes de una ley que es letra muerta, pero necesita de más voces reclamantes. El escenario está ahí.

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Heredad

Foto/Luis Felipe Rojas

¿la distancia?
¿la memoria?

límites que mi país se inventa
adioses vanos
la góndola
el remo
la nostalgia… las postales…

(De mi libro de poemas no publicados)

14 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El pueblo enardecido.

Foto/Luis Felipe Rojas


Todavía no se han efectuado los despidos masivos que tantas veces anunciara la nomenclatura cubana y ya se notan algunos de sus primeros efectos.

A pesar del impulso inicial de los que han visto en el trabajo por cuenta propia un aliciente, vía de escape o balón de oxígeno, otros decidieron tomar ‘la justicia por sus manos’. La falta de opciones laborales, con sus incentivos económicos hace mella en la gente, y a cada quien le ha dado por algo distinto.
En lo que va de año en la ciudad de Holguín se han sucedido, uno tras otro robos en bodegas, almacenes y otras empresas de servicio público. En San Germán ocurrieron varios robos a inicios de enero que dejaron un saldo de varias bodegas vacías: se llevaron el aceite, el café y en casi todas el arroz. Eran los productos de la llamada canasta básica o cartilla de racionamiento. Ahora la gente se apresura, cuando llegan cuatro onzas de pollo o algo de picadillo de carne ‘texturizado’ (así le llaman por aca) a comprarlo inmediatamente, ‘no sea que se adelanten’, me dijo alguien que hoy es de las primeras en extraer lo que llegue a la bodega del barrio.
Aunque los productos de la Cartilla de racionamiento son pocos y vienen una sola vez al mes, a veces la empresa distribuidora tiene atrasos y llega un día el aceite comestible, en otro viene el jabón y en la semana entrante ofertan el café.
Las incursiones de los cacos, van desde el robo más chato, con la utilización de patas de cabra y alicates hasta las sofisticadas llaves ‘ganzúas’. En unos lugares han dejado mensajes, alertando que es solo el inicio de lo que vendrá, en otros hacen alusión a la dejadez de los gobernantes. Lo lamentable es que estemos ante una ola de atracos que por un lado vaya a perjudicar a personas inocentes y por otro sea el espejo, la única vía para alcanzar lo que la gente quiere.

Los robos en las bodegas del barrio son el reflejo del robo en las altas esferas, donde los señores de cuello blanco amasaron fortunas personales y cuando no les bastó con eso, apelaron a meter las manos en las arcas de ‘Papá estado’. ‘Los que están robando son los hombres del general’, me dice un sabichoso de esquina, y añade ‘nadie se roba seis millones de la tienda del barrio, ni pide dos aviones prestados para no devolverlos después, para eso hay que estar donde están los que nunca se bajan de las alturas’ reafirma.

Lo cierto es que para cometer los robos de menor cuantía no han buscado a gente del Planeta Marte, son los mismos que un día fueron a la Plaza a gritar las consignas que un día les pusieron en la boca o en el peor de los casos, se fueron al África a matar gentes a las que no conocían. Son los que también gritan, hasta quedarse roncos: ¡Esta calle es de Fidel!

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Sindicatos y ahora qué?

Foto/Luis Felipe Rojas

En lo que va de año la expectativa por los anunciados despidos masivos ha ido en aumento y con ello las decisiones de varios conocidos míos de saltar al sector privado como trabajadores por cuenta propia, ya sea instalando un puesto de venta o asociándose con campesinos como obreros agrícolas.
Pero aunque por acá es un hecho que se ha retenido “la reorganización de la fuerza laboral excedente “hasta abril (que curiosamente coincide con el tan anunciado congreso del Partido Comunista) ya hay visos de lo que vendrá, lo que ha traído el malestar reinante en la actualidad.
En las direcciones municipales de Cultura de Holguín y San Germán se ha anunciado un tercio en la reducción de plantillas, sin especificar aún qué harán con los que sobran. Reina la incertidumbre y una vieja amiga mía que además fue por mucho tiempo dirigente sindical en el sector de la cultura me dijo: “Van a eliminar a muchos de los Promotores culturales, y fíjate que esa tarea de formarlos fue idea del Comandante pero ni de eso nos escapamos, además la verdad que de canciones y poemas no se alimenta nadie. No sé dónde iremos a parar porque aquí en todo el municipio somos más de cien laborando en cultura y a veces para reunir veinte aficionados nos cuesta trabajo, “¿pero qué vamos a hacer?.
Le pregunté si apelaría al sindicato de trabajadores de la cultura para ver qué opciones le daban y mirándome con aire burlón me espetó –De qué Sindicato tú hablas? Ellos siempre han hecho lo que manda el partido Comunista y ahora la orden es entender que el país tiene necesidad de tomar esas medidas.
En enero se anunció en San Germán que a los Inspectores de Vivienda les reducirían el salario en cuarenta pesos, pero un vecino mío ve eso como una contradicción. El fue durante muchos años activista sindical y siempre creyó aquello de que ‘la reducción era incluso para estimular y aumentar el salario, él fue otro que con rostro incrédulo me espetó no sé de qué están hablando esta gente?”.
Cada ciudadano que he abordado en la calle me da un tono diferente. En unos la expectativa, en otros la frustración, en los más avezados la alarma. El pueblo se ha dado cuenta que la dirección del gobierno anda en un viejo dilema y no son pocos los que expresan “hoy dicen esto y no lo hacen mañana anuncian lo otro pero no se tiran, están midiendo a ver qué pasa, qué hace la gente.
Cada rincón de San Germán se ha convertido en una plaza pública para el debate aunque todavía con timidez, sin exigencias firmes ni directas a nadie. Por su parte en centros laborales han ocurrido encendidos debates en presencia de ejecutivos y representantes partidistas. Las discusiones tienen como centro el “Proyecto de lineamientos de la política económica y social”, pero como siempre muchos se preguntan“¿cómo se va a discutir algo aprobado ya por el parlamento y los jerarcas del partido”
Antonio mi vecino, también activista sindical me explica como si fuera un gran estratega: “los sindicatos están dormidos, sólo atinan a amplificar lo que dicen los jefes de empresa o instituciones, pero tampoco la gente protesta muy fuerte…

 

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Mi mapa de prohibiciones.


Ayer 2 de febrero me dirigía a la casa de Caridad Caballero Batista en Holguín porque es una gran amiga de mi familia a quien en los últimos meses casi no puedo visitar, unas porque la casa de ella permanece bajo eterna prohibición del G-2 a cualquier persona que intente llegar allí y otras porque soy yo el que recibe prohibiciones de salir fuera de mi pueblo.
A pocos metros de llegar la casa fui interceptado por el policía político Saúl Vega y otro que dice apellidarse Caneyes. Me condujeron detenido a una la unidad de patrulla que está en ese mismo barrio. Sin darme explicaciones me tuvieron media hora sentado en un banco de ese parque de patrullas y luego me condujeron en otro auto de policía hacia el centro de la ciudad a un lugar también del G-2 que le dicen El Anillo. Fui sometido a un interrogatorio donde la pregunta principal se relacionaba conque dijera porqué iba a visitar a Caridad Caballero.
Luego vino la lectura de la “cartilla”-Que no van a permitir ningún tipo de conmemoración el 23 de febrero día de la muerte de Orlando Zapata, que no van a permitir reuniones por parte de la Alianza Democrática Oriental, que no podré ir a determinados pueblos para que no reporte ningún incidente de “esos que tú sacas en el blog’. Otra vez mi blog, mis reportes, mis entrevistas a ciudadanos y activistas golpeados y maltratados por la misma policía que me interrogaba en ese momento.
En otro acápite de la lectura de la cartilla apareció que el 3 de febrero se cumplía un año de la protesta pública que se hizo en Camaguey cuando más de veinte civilistas tomamos las calles para alertar a todos de que se nos iba a morir Orlando Zapata en la sala de penados del hospital Amalia Simoni y que ningún militar hacía nada para salvarlo.
No faltaron otras prohibiciones: Ni yo, ni los miembros de la Alianza Democrática podremos viajar de un pueblo otro. Es decir no podé ir en todo este tiempo ni a Las Tunas, Santiago de Cuba, ni a Guantánamo, no a Moa, Bayamo, Baracoa, tampoco Holguín. Jamás a Banes.
Cuando terminaron el rosario de advertencias amenazas y prohibiciones me transportaron en una patrulla hasta la salida del pueblo que indica el camino de San Germán. Me comunicaron de que ‘mejor regresara a mi pueblo porque la prohibición de Holguín y Banes por este mes estaba clara.
De más está decir que coartan mi libertad de expresión y de movimiento, no ya de una provincia a otra, si no, dentro de mi propia provincia que es el lugar obligado por donde yo tengo que andar porque ahí viven mis amigos y están situados los centros culturales que visito.
En algún momento de la ‘charla’ que aunque violatoria de mis derechos ciudadanos esta vez no fue agresiva, ni exaltada por ambas partes le pregunté al oficial que dijo llamarse Caneyes que si todo eso que me habían prohibido y todas las amenazas formuladas me las podían dar por escrito y él me respondió -No, no. Le dije entonces: Ahí es donde está la diferencia entro ustedes dos y yo, él me pregunto -Cuál? Y le respondí todo lo que yo pienso de cualquier tema lo escribo y lo publico en un blog, sin embargo tú no me puedes dar por escrito lo que te mandan a hacer, por mi parte tengo la libertad de escoger que voy a escribir y la libertad de publicar lo que pienso. En cuanto salga de aquí escribiré cobre lo que hablamos y lo publicar en mi blog. Buscaré que me lo impriman y  si me lo aceptas también te daré copia de los anteriores.

23 comentarios

Archivado bajo Uncategorized