Archivo mensual: noviembre 2010

Nos llegan mensajes por @LobainaCuba


Este domingo muy temprano debíamos recibir un email con el texto que leerían los seguidores de cruzarlasalambradas pero como anticipo lo que entró ayer por la tarde fue este mensaje de @LobainaCuba desde Guantánamo. ‘Detenidos por la policìa polìtica en la entrada a Guantànamo el escritor Luis Felipe Rojas,su esposa y dos hijos. Aun se desconoce paradero’

Hasta ahora el móvil de Luis Felipe Rojas continúa “apagado”no recibe sms y como es lógico no ha podido enviar mensajes a sus amigos y conocidos. Menos, un twit.

7 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Abel recuerda últimos días de Zapata en prisión camagueyana.

testimonio de Abel Lopez

Foto/Luis Felipe Rojas

Testimonio de Abel López Pérez que fuera trasladado unos días antes del 3 de diciembre desde la Cárcel Provincial de Guantánamo, su cuidad de origen y donde cumplía prisión política hasta la espantosa ergástula camagüeyana donde también llevaron a Orlando Zapata.
Allí un nutrido grupo de presos políticos y los denominados comunes que sumaron más de veinte apoyaron a Orlando Zapata en una protesta cívica – la huelga de hambre. La situación en el penal se les volvió complicada a los carceleros y apelaron a todas las bajezas para hacerlos claudicar .
Abel López fue liberado meses después con licencia extrapenal por su delicado estado de salud. Regresó a su casa en Guantánamo pero las autoridades policiales le informaron que tiene que cumplir determinadas restricciones entre ella la principal: no puede viajar fuera de su municipio de residencia, si lo hace será detenido y regresado a prisión.
Aún no ha podido visitar el cementerio donde yacen los restos del mártir cubano Orlando Zapata Tamayo.
Aquí les dejo sus vivencias tal y como me las contó un mes después de salir de prisión:
“Los primeros días yo llegué a verlo. Nos vimos, yo estaba en huelga también. Casualmente los guardias se equivocaron y lo pasaron por el mismo camino del pasillo él me vio y me reconoció por el Martí que tengo tatuado en el brazo, me dijo ‘Abel’ yo dije ‘Sí Zapata, seguimos. Entonces después me cuenta un pasillero de la prisión (como quiera que sea los presos guardan silencio y tienen mucho miedo pero en su interior tienen un hombre libre y desean un país libre y me mantenían al tanto, informado de todo lo que ocurría con Zapata.
(Este militar jefe de prisión se refiere al que ordeno sacar de la celda de Zapata todo y quitarle el agua) … Zapata antes de ingresarlo en el hospital estaba tomando unas vitaminas, las vitaminas … él estaba muy mal y un militar conocido por el Gordo le arrebató el pomo a Zapata y se lo votó todo por el turco para adentro, por el baño para adentro las vitaminas y le dijo -Aquí los plantados no toman vitaminas yo creo que esos son unas pastillas que te mandan los yanquis pa’ que tú resistas la huelga de hambre. Esas fueron las palabras, las verifiqué y ciertamente fueron así. Las vitaminas se las votaron, le quitaron todos los medicamentos le quitaron el agua por algún tiempo.
Cuando ellos vieron que Zapata estaba resuelto a morir, ellos cambiaron la estrategia, cogieron para el hospital. Estando en el hospital un gendarme de la seguridad fue a verme y me dijo -Abel hay que hablar con Zapata, tú estarías dispuesto a hablar con Zapata? Yo le dije redondamente que no, que yo no iba a hablar con Zapata. Zapata sabía lo que hacía, que yo no era quien para inmiscuirme en sus decisiones.
Ese era un modus operandi de ellos como para desacreditar a uno que uno estaba hablando, tratando de que Zapata dejara la huelga de hambre, entonces estando en el hospital ya él y yo logramos escribirnos.
Me narraban muchos presos que estaban a su alrededor, ejemplo Otero, Frank Alvarez, un muchacho que está en cadena perpetua al lado de la celda donde lo tenían, que Zapata se paró días antes de llevárselo muy fuerte gritó -Muchachos no se dejen engañar, no crean nada de lo que le están diciendo, yo no estoy pidiendo cocina, yo no estoy pidiendo nada de lo que me quitaron, yo estoy pidiendo mejoras para todos los presos y para que lo sepan voy a morir para eso. Me acuerdo el día de la triste noticia de la muerte de él van corriendo los presos a buscarme ‘-Político, político corra. Entramos al cubículo al lugar donde está el televisor y aquel muchacho que es el que me cuenta esto empezó a llorar y me dijo compadre yo estaba ahí Abel yo soy testigo de él, todo eso es mentira, Zapata no pedía nada de eso.
Pero más que esto le digo que el periódico Granma se jactó en decir que Zapata quería cosas absurdas como teléfono, como cocina, como un cuarto personal y televisión.
Bueno en esa misma prisión, yo soy testigo, que en la parte del hospital hay un ‘preso revolucionario’ que le robó una suma considerable al estado. Tiene un trato diferenciado, que diciendo ellos esto que Zapata pedía eso y que era absurdo, -que es mentira que Zapata pedía eso -este preso disfrutaba en una ‘suite’ un cuarto. Ese era el preso que estaba al frente de la ejecución del hospital de la prisión 26 que lleva más de veinte años haciéndose y desviando todos los recursos de ahí. Un día casualmente dijeron para ir a visitar el hospital, y yo tuve la bondad de ponerme los zapatos y decir si, voy a ir al hospital. Aquel preso que está al frente del hospital de la 26 tiene un cuarto, tiene un teléfono, ese hombre tiene una radio, tiene cocina eléctrica y tiene calentador y todo, todo y así mismo cuando vi al mayor de la seguridad del estado a Bombino le dije ven acá y cómo es que el periódico Granma dice en tono burlón que Zapata pedía estas cosas. Como es posible que ahí mismo en la 26 está el ingeniero es recluso que está al frente de la ejecución (construcción) del hospital que tiene todo eso. Y dice -Bueno ese es el ingeniero que está al frente del hospital. Digo yo -Pero él es un preso no está limitado en una prisión de mayor rigor que se debería tener como a todos nosotros y dice –No, no, él si puede tener eso, así mismo me lo dijo.
Y mientras el periódico se burlaba, eso ocurría. Es para que vean las diferencias entre un recluso “revolucionario” y nosotros los defensores de los derechos humanos.
Y le repito que fueron días tristes, tristes por la muerte de Zapata.

*me cuenta: Se refiere Abel a los que se comentaba dentro de la misma prisión de que le habían quitado el agua y las vitaminas.
*el hospital: Se refiere al hospital civil de Camaguey Amalia Simoni que tiene una sala de penados donde ingresan a presos de las diferentes cárceles de la provincia.
*está el televisor: Se refiere a las imágenes que proyectó la Televisión Cubana donde desacreditaba la huelga de Zapata y Raúl Castro acompañado del presidente de Brasil hacía alusión a ‘uno que se murió”.
*Bombino: Se refiere al policía político nombrado Julio César Bombino, una de las figuras más implicadas en los sucesos ocurridos a Orlando Zapata en Camaguey por ser uno de los más altos oficiales de la Seguridad del estado en esa provincia.

 

20 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Sólo por expresar desacuerdos.


Me lo contó el propio ciudadano Braulio Cuenca Cruz. Dijo que fue multado con 30 pesos por expresar públicamente su inconformidad con el sistema de salud cubano. El hecho ocurrió en una reunión del poder popular realizada en el pueblecito de Antilla donde él haciendo uso de su derecho a opinar criticó las carencias en el servicio de neonatología del hospital municipal de ese municipio.
Agregó Braulio que en la reunión se encontraban presentes directivos del partido y del gobierno y al terminar la asamblea fue abordado por un policía que le impuso la multa por ‘supuestamente’ querer sabotear el mitin gubernamental. Me aseguró el antillano Cuenca Cruz que no va a pagar la multa y sabe que quedará expuesto a que se le multiplique el monto de la misma. Dice que lo hará por porfiado y que por creer que puede haber justicia irá a los tribunales a reclamar. Considera que tiene derecho a expresarse libremente acerca del proceder de quienes tienen la tarea de dirigir el país y el municipio.
No le dije mi parecer con relación a su intención de reclamar la multa porque no creo prudente inducir a las personas a tomar decisiones. Recordé que no hace mucho mi esposa y yo hicimos algunos trámites ‘legales’ si así pudiera llamárseles en este mi país. Entregamos una reclamación formal a la Fiscalía Provincial y al cabo de tiempo que la ley en Cuba establece me citaron a las herméticas oficinas de Holguín. El resultado lo conocieron mis lectores porque lo expuse en este blog.

Pero como de cualquier manera no quiero sentirme culpable por no advertir a los demás, le leí este reporte que el guantanamero Anderlay Guerra Blanco hiciera hace semanas para el blog El Palenque.
Dolín Dachao Alexander en una Asamblea del Poder Popular que se efectuó en su área de residencia, volcó todo su sentir por la dictadura cubana desde el techo de su casa; frente a todos los presentes gritó ¡Abajo la dictadura! ¡Abajo Fidel Castro! Y ¡Abajo Raúl Castro!
Fue detenido inmediatamente y conducido en una patrulla de la policía hasta la unidad provincial de operaciones de la seguridad del estado. En el tribunal popular de esta ciudad le realizaron un juicio por el supuesto delito de Desacato, en la causa 20/2010. Al dictarse la sentencia de 10 meses de trabajos forzados, Dolín respondió con el mismo ímpetu y las mismas palabras que lo llevaron a la cárcel.
El 13 de abril de este año, en el teatro del Combinado de Prisiones de Guantánamo le realizaron un nuevo juicio sumario a Dolín. Esta vez por desacato al tribunal, en referencia a sus palabras pronunciadas contra el régimen terminada la vista oral anterior. No estuvieron presentes sus familiares, solo militares presenciaron el círco romano. Le agregaron otros 10 meses de castigo a cumplir bajo encierro. Dolín no se amedrentó, volvió a gritar ¡Abajo la dictadura! ¡Abajo Fidel Castro! ¡Abajo Raúl Castro! ¡Justicia para el pueblo cubano!
Recuerdo las veces en que mi esposa les ha gritado esas frases a la policía que ha venido a detenerme, ella sabe a lo que expone y no titubea en decir lo que piensa de ellos. Recuerdo los relatos de Caridad Caballero, Marta Díaz Rondón, Idalmis Núñez y de mis compañeros de la Alianza Rolando y Cristian Toranzo cuando me contaban que dentro del centro de instrucción en Pedernales continuaban gritando la libertad a todo pecho. Ellas me mostraron los labios hinchados por los golpes que les dieron para taparles la boca.

Recordé Reina que me dijo “Con una paño untado en gasolina me taparon la boca, pretendían asfixiarme para que no dijera Zapata Vive, los Castro asesinaron a mi hijo.

19 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Murmullos de inconformes.

Foto/Luis Felipe Rojas

Alberto Vega Mackensi que meses atrás era en Holguín distribuidor de pan a domicilio me refirió que el jefe de sector de la policía nacional revolucionaria Alfredo Ortiz lo ha emplazado varias veces para obligarlo a buscar trabajo en la construcción o la agricultura a riesgo de ser acusado por peligrosidad social pre delictiva si no lo hace.
Vega me dijo que por esta vez le levantaron un acta de advertencia y le aseguraron que solo tiene un par de semanas para que empiece a  buscar empleo, de no cumplirlo deberá entonces rendir cuentas ante un tribunal. De antemano ya le hablaron de acusación y eso en mi país se traduce en cárcel por más de un año si navega con buena suerte. Igual me dijo Veg a me dijo que conoce a otros jóvenes que en los últimos días han sido amenazados por ese policía cuyo sector pertenece a la tercera unidad de la ciudad.
Otras personas me pidieron que no dijera sus nombres pero si me aseguraron que Jefes de Sectores Policiales y ‘Jefes de Comisiones de Prevención Social’ han reunido a desvinculados del sector laboral para obligarlos a trabajar, una contradicción que afecta a muchos máxime cuando las autoridades gubernamentales están anunciando los despidos masivos en sectores como salud pública, comercio interior, la industria azucarera y algunas dependencias administrativas. Confiesan que no entienden esas contradicciones.
Hace apenas unos días viajé fuera de San Germán, dejé a tras un murmullo de inconformes con los anuncios de despidos, las reuniones premonitoras en cada barrio y las pocas opciones de empleo futuro, pero en los lugares donde estuve no escuché otros temas. Artistas de los diferentes grupos de teatro, música, pintura y trabajadores de la Casa de Cultura pasarán también por el rasero me dijo un amigo. Oficinistas, vendedores de cafeterías, personal de educación y algún que otro trabajador de la salud daban sus criterios de desaprobación.

Lo que sí no advertí fue a ningún policía que hablara de que había sido despedido, ni a ningún dirigente del Partido Comunista o el gobierno que aquí se llama Poder Popular que asegurara que lo consideran “no idóneo” y tendrá que ir ala Agricultura bajo pena de la peligrosidad pre delictiva.

Foto/Luis Felipe Rojas

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Extasis

Foto/Luis Felipe Rojas


ésta es mi palabra
ésta es la música por la que tengo que morir

me van a arrancar la lengua
para evitarse una canción:
yo que odio los potajes
las consignas
las banderas de hojas secas

me van a amarrar las manos
otros sentirán el miedo mío.

me van a cortar la lengua putrefacta:
sólo quiero cruzar las alambradas

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Hacer que valgan los derechos cuidadanos.


A pesar del cerco y la vigilancia policial que me he ganado por twittero desobediente pude salir hasta Guantánamo el día 8 de noviembre. Sabía que Rolando Rodríguez Lobaina, José Cano Fuentes y Yober Sevila estaban ya en sus casas luego del arresto y golpiza que les propinaron el 31 de octubre en Banes y del confinamiento en celdas del G-2 hasta el 2 de noviembre en Holguín.Allí me contó Rolando que mientras yo viajaba a la Habanal   él se encargó con total discreción de reunir a varios diectivos de la Alianza y  componer en el mismo Banes otra historia.

Rolando como Coordinador de la Alianza Democrática Oriental fue articulando los resortes para que su convocatoria a rendirle tributo a Orlando Zapata Tamayo y entregarle la distinción Madre de todos los cubanos a Reina Luisa Tamayo se pudiera realizar. Tenía que ser allí en el lugar donde sepultaron al cubano que marcó con su muerte el tiempo final de la dictadura. Pero como llegar a Banes ya casi es imposible porque desde el jueves se tienden los cercos al poblado, aparecen los soldaditos del G-2 y con un listado de nombres y un catálogo de fotos en las manos identifican a todo el que entra al pueblo, hubo que cambiar planes. Como lo hizo no me dijo, ni se lo pregunté. Me limité a escuchar su versión y aquí los dejo con una parte de la transcripción de su relato como les prometí en Retazos de un agresión:
“Se había hecho la marcha y ya estábamos en el cementerio. Una vez que estábamos a los pies de la tumba de Zapata, todos empezaron a llegar, todos ellos en manadas. Cientos de militares se dividieron en tres bloques. Un bloque entró dentro del cementerio por la parte trasera, otro bloque ocupó la parte derecha de la salida del cementerio y el tercer bloque se ubicó a la mano izquierda con las guaguas y las patrullas que era por donde nosotros debíamos salir.
Una vez que nosotros ya vimos que era inminente el asalto decidimos encadenarnos y poner a las mujeres en el medio y salimos en bloque también. Cuando sacamos el pie del cementerio nos cayeron arriba todos. Fueron halando, sacándonos de los cordones dándonos golpes, patadas. A mí aplicaron una llave (artes marciales) que es aquí en el cuello, casi me parten la nuca. Y en esa posición vino otro y me dio varios piñazos por las costillas, por el cuerpo y así fuimos subidos salvajemente, brutalmente, hacia la guaguas que estaban llenas también de oficiales de la seguridad del estado. Allí adentro se nos empujó. Vi que le dieron golpes a Ramoncito, de Banes, a Mesa de Banes, a Rogelito el hermano de Zapata, así rápido fue lo que pude abarcar de esas cuestiones.
Reina quedó en el medio pero no sé porque como nos fueron halando tratamos de protegerla, en medio en el piso todos, porque comenzamos a cantar el himno nacional y todo eso, pero ya digo brutalmente fuimos reprimidos a patadas a golpes y subidos violentamente a la guaguas y en las guaguas entre viva Fidel por la parte de ellos y nosotros ¡Abajo Fidel! y Abajo el comunismo! y Abajo la dictadura! y todas esas cuestiones, así se nos condujo hasta el cuartel de Banes. Allí sacaron primeramente a los guantanameros y fuimos sacados, montados en una caravana de patrullas, llevados entonces hasta Pedernales (Centro de Instrucción del G-2 de Holguín). Allí en Pedernales nos enteramos por parte de los mismos militares que desde temprano había ido un pelotón de carros patrullas para Banes o sea que ya la contingencia esa estaba preparada. Así nos fueron disgregando y poniendo en distintas celdas entre corre-corre. Muy llenas de policía y guardias allí en ese centro de instrucción penal, de operaciones de Pedernales. Entonces allí nosotros gritamos consignas.
Nos mantuvieron en aquel lugar hasta el martes que nos trasladaron hasta Guantánamo en carros policiales pero no sin antes exponernos a una serie de advertencias y amenazas policiales. Se nos habló de aplicarnos la Ley 88 conocida como Ley Mordaza, nos dieron a firmar las actas de advertencia pero como siempre nos negamos a firmar ese papel puesto que nosotros no hemos cometido ningún delito y si lo han cometido ellos al violar nuestros derechos cuidadanos. Esta vez al negarnos trajeron video cámaras para filmar el momento en que nos extendían el documento y nosotros decíamos que no y no lo aceptábamos. Dijeron que al recoger eso en video-record eso constituye una prueba para las autoridades.
Éramos de distintas provincias pero en el caso de nosotros, tres de Guantánamo y dos Baracoa. Yo no supe más qué pasó con las mujeres ni los otros hermanos que fueron arrestados y golpeados. El martes por la noche nos regresaron hasta este lugar donde vivimos. En el caso de Rodolfo Barthelemí y Francisco Luis Manzanet que viven en Baracoa los llevaron pero no lo dejaron en el pueblo si no mucho antes de llegar en una carretera por donde de noche rara vez pasan carros. Ellos me contaron que hasta la madrugada no fue que pudieron coger un carro que paso y regresar a su pueblo de origen.
Ese día se pusieron varios mensajes en twitter de lo que allí ocurría, se hicieron algunas llamadas para pedir atención del mundo libre contra lo que iba a pasar cuando saliéramos del cementerio y logramos que al menos lo fundamental cruzara el cerco. Pensé que por la repercusión que tuvo lo ocurrido y porque miles de personas supieron de las agresiones y arrestos y que el G-2 cortó todos los servicios telefónicos y de celulares para que nadie llamara, no se repetiría tan pronto un incidente. Pero el domingo 7 cuando vi que de nuevo mi teléfono, el de Reina y el tuyo habían perdido toda posibilidad de recibir o enviar llamadas entendí que de nuevo las bestias habían invadido el hogar de Reina. Nada, que tenemos que seguir por las calles de Cuba para hacer valer nuestros derechos.”

Aqui les dejo una evidencia de lo que hablamos aunque sí se transcribió la conversación completa.

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

ETECSA-CUBACEL-G2.

Foto/Luis felipe Rojas


Mi teléfono se queda sin batería dos veces al día. Cada tres minutos me entran llamadas locales, a las que por supuesto no respondo. En ocasiones, cuando he respondido me insultan, amenazan e intentan desestabilizarme. A las restricciones habituales que las fuerzas represivas, en componenda clara con la Empresa de Telecomunicaciones nos imponen, ahora se suma el vandalismo del Oficial del G2 Saúl Vega y su auxiliar, calié, chivato y soplón Maikel Rodríguez Alfajarrín (en la foto con camiseta a rayas).

Rodríguez Alfajarrín es el Jefe de la Brigada de Enfrentamiento en la Unidad Municipal de la Vivienda en San Germán. Su labor es la detección de alquileres ilegales de casas, construcciones sin los permisos correspondientes, compras de terrenos o cesión de los mismos de un familiar a otro para no tener que entregárselo al estado. Entre las acusaciones no formales de los ciudadanos, que al final se quedan en meros lamentos están la de su alto nivel de vida respecto al salario que devenga por ser un inspector estatal. Su labor en Cuba es tan despreciable que también ha asumido la de la Brigada de Vigilancia que la policía política monta sobre mí y otros opositores en la localidad.
A su labor represiva se suma la del hostigamiento telefónico, hecho en que los sorprendí el pasado miércoles cuando me llamaban desde un teléfono público, revisé dos veces mis llamadas perdidas y cuando terminaron me hice yo mismo la llamada desde ahí para comprobar que la numeración coincidía en su totalidad. Cinismo y descaro. Un supuesto oficial de carrera a la altura de una comadre, una auténtica caserita que pasa el día pendiente a la vida de los demás.
Con el permiso de CUBACEL más de quince teléfonos móviles dejaron de funcionar al unísono el domingo 31 cuando apalearon a los disidentes en Banes junto a Reina Luisa. De igual manera este fin de semana que acabamos de vivir de nuevo mi celular dejó funcionar en parte mensajerías y twitter desde el viernes pero ya el domingo con el corte, cierre o bloqueo. En la pantalla de mi móvil aparecía el mensaje ‘servicio limitado’. Caridad Caballero Batista, en Holguín, una periodista independiente de armas tomar, puso una querella a la Gerencia territorial de ETECSA.
Las señoritas del departamento de atención al cliente en CUBACEL, Niurka específicamente, entró en un trabalenguas, un dale para adelante y para atrás cuando le pregunté por las conexiones de la policía política y su centro de trabajo. Me preguntó si mi teléfono se había dado un golpe y le respondí que el único golpe fue el de los técnicos que el G2 tiene trabajando en las dependencias de las oficinas comerciales de la telefonía celular en Cuba.
Ahora se ha sumado esta tropelía a los ya denunciado robos que los hijitos de Villa Maristas han hecho a Rolando Rodríguez Lobaina, Jorge Corrales Ceballos, Néstor R, Lobaina y muchos más. No les devuelven los teléfonos. La misma Caridad Caballero, cuando le confiscaron su teléfono fue a la oficina comercial volvió a comprar la tarjeta informándola como perdida y se acabó, todos a casa.
El G2 roba los teléfonos y CUBACEL te vuelve a vender las líneas!!!!
Suspensión temporal de las líneas, acoso telefónico, envío de mensajes insultantes desde números desconocidos, confiscación y rotura de los aparatos móviles, restricciones en la mensajería internacional y prohibición de recibir recargas desde el exterior. Estas son algunas regalías que una empresa mixta como ETECSA, con inversión de capital mejicano, italiano y otros más ofrecen a los clientes que no bajan la cerviz ante el mayordomo de verdeolivo.
Bonita promoción, excelentes regalías. Un modelo del perfeccionamiento empresarial cubano.

26 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Retazos de una agresión.

Foto/Luis Felipe Rojas


I
Martha Díaz Rondón me cuenta:” Éramos más de treinta. Llevábamos flores para honrar a Orlando Zapata Tamayo y la palabra para orar por él y para decir Zapata Vive al salir del cementerio como hemos hecho a pesar de los actos de repudio y las provocaciones otros domingos en que por acá no ha habido prensa acreditada.
Cuando dejamos la iglesia el ambiente era muy tenso pero seguimos el programa de siempre y entramos al cementerio. Al salir fue lo peor.
A todos nos golpearon brutalmente, los hombres sirvieron de escudo pero no fue suficiente. Los hombres trataron de protegernos y ponernos en el centro. Se encadenaron pero las fuerzas combinadas, entrenadas para golpear e inutilizar nos redujeron por la fuerza. Nos subieron a las guaguas a base de golpes, incluso a Reina Luisa que es una señora mayor y con problemas de salud. Todos fuimos conducidos a la policía de Banes.
Allí las mujeres sufrimos las peores humillaciones. Me desnudaron, me obligaron a quitarme el blúmer (las bragas) y hacer cuclillas delante de los guardias. Nos vieron los guardias, pues tenían las puertas abiertas. Gertrudis Ojeda Suárez, a Dulce María, a Bárbara Portal Prado, a otra muchacha que no recuerdo el nombre y a Maritza Cardoso Romero pasamos todas por la misma humillación.
Las que nos obligaban a hacer aquello eran mujeres que trajeron de la cárcel. Le pedimos que cerraran las puertas porque los hombres policías uniformados y los no informados que son policías políticos estaban en la parte de afuera y todo se veía pero no lo hicieron. Ellos miraban a propósito cuando nos estaban haciendo el cacheo.
Después nos llevaron para Holguín para un lugar llamado Pedernales (Centro de Instrucción del MININT) y como si no fuera suficiente el cacheo anterior nos volvieron a hacer lo mismo. Me desnudaron, me hicieron quitar blusa y todo y hacer cuclillas y bajarme el pantalón. En ese lugar nos metieron en las celdas y estuvimos allí hasta el lunes por la noche que nos devolvieron a nuestros pueblos de origen no sin antes hacernos una carta de advertencia. Dijeron que nos iban a aplicar el delito de peligrosidad o la ley 88 que todos conocemos como Ley Mordaza. Nosotros nunca firmamos esas actas y le contestamos que sí íbamos a seguir, entonces nos dijeron que ya estábamos advertidas y que podrían encarcelarnos.
Intentaban amedrentarnos y prohibirnos que acompañáramos a Reina Luisa cada domingo al cementerio y a realizar las marchas ZAPATA VIVE.
Hoy tengo todos los brazos y las piernas llenas de moretones, me duele todo el cuerpo. A Gertrudis le dieron por la barbilla y la tiene inflamada, Belkis Bárbara Portal también está muy golpeada, Reina Luisa no puede sentirse peor y sus hijos ni hablar.
A los hombres de otros pueblos no los he podido ver porque los de Guantánamo y otras provincias después de tenerlos presos allí en Pedernales se los llevaron para allá pero los que he visto de aquí de Banes y Antilla tienen muchos golpes y hematomas”.
II
Ditzán Saavedra Prats me envió un mensaje de texto desde su celular en el momento que se abalanzaron contra ellos a la salida del cementerio de Banes. Perdí la comunicación y lo creí detenido. Un tiempo después me llamo para darme mas información de lo que había ocurrido.
“Lo que vi me ha dejado impresionado. Nunca imaginé que se lanzaran contra un grupo de hombres y mujeres y les golpearan de tal manera. Solo tenían para defenderse la voz con la que cantaron el himno nacional y dijeron Vivan los Derechos Humanos Zapata Vive y Abajo la dictadura. Le aplicaron todas las técnicas de artes marciales que existen, los patearon, arrastraron, golpearon. A algunos le ponían llaves de inmovilización y yo pensé que los ahogaban o le partían el cuello. Los hombres trataron de proteger a las mujeres pero era imposible. Eran muchos policías políticos y gente vestidas de civil que no sé de donde salieron pero que de Banes no eran porque aquí conozco a todo el mundo. Los había vestidos de uniforme de policía pero aunque no golpearon tanto si permitieron y ayudaron a meterlos por la fuerza en los carros. Los montaban en las guaguas por la fuerza y si alguno se tiraba al piso lo arrastraban.
Hermano no quiero dejar pasar por alto lo que vi que hicieron con Reina Luisa Tamayo y las otras mujeres. Eso un ser humano con dignidad no lo hace. Golpearlas, arrastrarlas, patearlas.
Después se los llevaron a todos y aún no habían arrancado las guaguas y allí adentro les fueron arriba a golpes con más saña. Y lo que más me duele es que eso no lo ve nadie. La gente que tenia cámara fotográfica de nosotros se le tiraron rápido a las carteras y les quitaron las cámaras, los teléfonos. De ese día no quedará un recuerdo porque aquí no vienen los periodistas y el día que lo hacen lo anuncian tanto que cuando salimos a marchar todo parece una maravilla.
Yo denuncio a la policía política y al régimen de los Castro y digo una vez más que Reina Luisa y su familia están en peligro y que nosotros los miembros de la Alianza Democrática que siempre estamos al tanto de acompañarla y ayudarla también”.
Esta vez sólo me limité a transcribir lo que me contaron los amigos. No es todo. Los testimonios de otras víctimas las expondré después. Si la montaña informativa no viene aquí al Oriente Cubano, iremos a la Montaña, a través de mi blog cruzaremos alambradas para que todos sepan que queremos Libertad pero salimos a buscarla sin armas, sin odios, sin venganza.

24 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Otro regaño más. Otro reporte que tampoco quisiera escribir.

Foto/LuiFelipe Rojas

Mi casa y la de José Antonio Triguero Mulet estaban vigiladas desde el jueves 28 de octubre a pesar de estar fuera del poblado como les había reportado en twitter. Pero no fue hasta el domingo 31 en que la policía política volvió a meterse en mi portal.
Ofendieron al dueño de la casa donde vivo, un hombre de más de setenta años. Me pidieron que los acompañara al cuartel policial. Como me rehusé a caminar junto a ellos por las calles y exigí un vehículo el mayor Charles ordenó traer a un policía con esposas. De camino a la unidad policial quedaban los gritos de Exilda diciéndoles dictadores, asesinos, que un día las pagarían. Esas y otras frases que no voy a detallar pero que alarmaron a los vecinos que salieron a ver como se llevaban preso a un escritor y lo paseaban a la vista de todos como si fuera un criminal.
Esta vez fueron nueve horas en un oscuro rincón. Pude orar un poco pero los mosquitos ‘me comieron’ literalmente dicho. Junto a mi había algunos, presos, por agresiones que causaron lesiones graves a las víctimas, igual dos hermanos que machetearon a un joven en la mañana. Otros cuatro permanecían encerrados desde hace días por asaltar una bodega y llevarse el racionamiento de una barriada completa. También uno que amenazó de muerte a su esposa.
En ese sitio me metieron. Aun así pude ver algunos detalles del accionar de la ‘policía nacional revolucionaria’.
Yo mismo sigo siendo conducido a esos lugares sin que me asienten en el libro de los detenidos. De modo que siempre que me llevan para allí mi esposa me reporta como desaparecido a todos los que le llaman para interesarse por mi situación. No quiero pensar que la visita intempestiva en la noche de la Fiscal Municipal Sailí Aranda y otro joven fiscal militar tuvo que ver con esto. Lo dejo a consideración de los lectores pero coincidió con que me reviraron a la carpeta y escuché la reprimenda entre los oficiales por no asentarme en el libro.
Desde la mañana estuve reportando en Twitter sobre la marcha’ Zapata Vive’ que se iniciaba en Banes. Luego dando pormenores de la golpiza y detención de activistas de la Alianza Democrática Oriental que nuevamente acompañaban a Reina en Banes. Posterior a mi detención mi celular dejo de recibir llamadas, ni mensajes, tampoco puedo enviarlos. Amigos del exterior me dicen que cuando marcan el numero da ocupado unas veces y otras la información de que el numero es incorrecto. A eso le sumo que desde hace meses nadie me puede poner una recarga desde otro país porque sencillamente “no entra”.
En un rato estaré saliendo para las oficinas comerciales de Cubacel quiero escuchar en la voz de sus funcionarios qué parte del contrato que el propio gobierno cubano permitió para los nacionales y la telefonía celular yo incumplí y bajo cual de los incisos me cierran, limitan, prohíben y coartan mi derecho a los derechos.

Foto/Luis Felipe Rojas

 

73 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Reportes que no quisiera escribir.

Foto/Luis Felipe Rojas


Cuando le dicté este post hoy por la mañana a una amiga que siempre estuvo al tanto de mis aspiraciones de tener y mantener desde Holguín un blog me dijo y aquí lo quiero dejar escrito: “Nunca pensaste que ibas a enfrentar desde la escritura una ‘realidad’ que a buen decir del Gran Nobel Mario Vargas Llosa, ‘a veces supera la ficción’.
En sólo unos meses he recibido desde Banes pueblecito pegado a la costa norte de mi provincia reportes que me llenan de tristeza. Aquí les expongo uno de ellos:
El ciudadano Yosdani Pavón Espinosa recibió un disparo en el muslo derecho el pasado 1 de octubre de este año por parte del policía Vladimir Camejo jefe del sector de la PNR (Policía Nacional Revolucionaria) de Cañadon en Banes.
Me dice la señora Marta Díaz Rondón que el policía dejó abandonado a su suerte al joven Pavón Espinosa quien fue operado sin podérsele extraer el plomo y se encuentra internado en el hospital clínico quirúrgico de Banes bajo fuerte custodia policial.
Cuenta que familiares de la víctima se quejan de que al reconstruir los hechos los criminalistas locales utilizaron de testigo al sobrino del agresor Camejo sin hacerle pruebas de alcoholemia (ambos, oficial y pariente son alcohólicos reconocidos).
Asegura Marta que el policía Vladimir Camejo ya tiene en su historial policial un muerto por disparo y tres lesionados por la misma causa. Uno de ellos un joven chofer que no quiso recogerlo en el camión que conducía y como “castigo” recibió el balazo.
“A pesar de estos hechos, me dijo Díaz Rondón, el militar jamás ha sido amonestado por la jefatura policial de Holguín. Seis ciudadanos estarían dispuestos a declarar a favor del agredido Pavón Espinosa y a testificar que fue abandonado por el agresor. Entre ellos se encuentran Juan Carlos Cruz, Julio Gómez y Héctor Hidalgo”.
De aquellos incidentes que incluyen a Mariblanca Avila, Cari Caballero Batista y la propia Marta Díaz Rondón cuando intentaron solidarizarse con Reina Luisa en los domingos en que ni las agencias acreditadas, ni los altos prelados, ni la Policía Cubana escuchaban, ya les he contado. Tampoco ha habido castigo ni amonestación para los agresores uniformados. Mucho menos para los no uniformados que vieron, permitieron y participaron en el ‘festín tumultuario’.
Qué pasara el día que se ‘escape’ un disparo en una de esas cruzadas bestiales que contra la familia de Orlando Zapata Tamayo se desata cada domingo de Dios?
*Horas después de Luis Felipe dictar este post fue detenido en su casa en San Germán. Se desconocen los motivos del arresto pero en esos momentos también una violenta represión se desataba en Banes contra opositores que acompañaban a Reina Luisa a rendir tributo a Orlando Zapata Tamayo.

12 comentarios

Archivado bajo Uncategorized