Archivo mensual: octubre 2010

Moa, la promesa y el engaño.

www-flickr-comphoto.jpg


El Oriente del país ha visto pasar el fantasma del desarrollo en los discursos oficiales y en los aviones y trenes que van hacia La Habana o el exterior. Cuando un tribuno cargaba la mano con una monserga hacia una promesa de adelanto económico, enseguida la maquinaria política la emprendía con una ‘obra de choque’. ¿Quién no recuerda la termoeléctrica de Nuevitas, la fábrica de níquel de Moa, la de cemento en Santiago de Cuba o la ampliación de hoteles en la zona de Guardalavaca, en Holguín?
Hace poco volví por la zona del níquel a raíz de una historia semi sepultada que anda por allá y que ya tiene segundas partes en la Planta Che Guevara de Moa donde un viento brutal se llevó más detenidos hacia Villa Marista sin dar explicaciones.
Varias interrogantes me quedaron martilleando en la cabeza. Sabía que todas podían ser temáticas para compartir con mis lectores pero apresuré las relacionadas con los detenidos en febrero. Fui posponiendo la que se relacionaba con la contaminación ambiental y las enfermedades respiratorias que allí sufren muchos pero la nota de que un directivo arrestado y sin comunicación con la vida real fue trasladado hacia la sala de oncología del hospital provincial me transportó a un artículo del ahora exiliado periodista independiente Juan Carlos Garcell. Dice: “Fuentes médicas informaron sobre un estudio realizado en el año 2002 sobre enfermedades respiratorias en trabajadores expuestos al polvo mineral laterítico en la fábrica Che Guevara (Moa) en un período de cinco meses, y que incluyó a los 926 trabajadores de los siete departamentos de mayor exposición, arrojó como resultado que la enfermedad pulmonar obstruida crónica fue la patología que se presentó con mayor frecuencia. El 83, 42% tuvo hematocrito normal, las pruebas funcionales respiratorias alteradas se presentaron en un 42,33% y el 66, 33% tenían reforzamiento en los pulmones como signo radiológico”.

Pensé en el que era un directivo y tenía una vida un poquito mejor que los obreros simples, pensé también en los demás. Allí el aire que respiran todos no tiene el nombre de quien lo respira y está contaminado igual. El polvo se levanta y recorre las calles y carreteras sin distinción de edades ni jerarquías para opacar las promesas. ¿Adónde fueron a dar los sueños de miles de jóvenes que se mudaron desde La Habana y Matanzas hasta Moa para construir un nuevo país?
Cuando algunos de estos megaproyectos dejaron de funcionar para el aparato de propaganda, los sueños se fueron a bolina. Edificios desvencijados, la carestía en los alimentos y la deficiente gestión local hicieron de estas llamadas ‘ciudades industriales’ típicos cementerios abandonados.
Paradoja de la historia, mentira de Estado, engaño y promesa falsa, convertida en verdad, enarbolada ahora por los más humildes ciudadanos
* El artículo fue publicado en el mensuario ilegal “El cubano libre” en 2006 y varios de sus redactores fueron amenazados por tal revelación

15 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nota desde la prisión: Lo que dice Juan Luis Rodríguez Desdín (Akiro).

Debido al ángulo privilegiado para la información que tiene el preso político Akiro puede de vez en vez ofrecernos más luz sobre el mundo carcelario. Lo cito a él:
“El día 14 de octubre medio centenar de reclusos vimos cómo otros presos que trabajan en el pantry del penal de la Prisión Provincial de Holguín entregaban arroz, sacado de las cazuelas para nosotros y se las entregaban a los funcionarios de orden interior para alimentar a sus cerdos”. He visto bolsas de hasta diez libras de arroz o de picadillo de carne y vegetales ir a parar a manos de los funcionarios en el turno de jefe de grupo llamado Polanco (el mismo que dirigió la última golpiza a Orlando Zapata antes de llevarlo a Kilo 8 en Camaguey) le llevaban productos al llavero conocido como El Pinto”. Bolsas, tanquetas plásticas y otros envases salen llenos de alimentos que pudieran alimentar a los presos o que van al comedor cada día pero son llevados hasta las afueras del penal, y desde allí hasta la casa de los guardias para engordar cerdos”.
“Según tengo entendido el mismo esbirro apellidado Polanco sugiere directamente a los pantristas el recorte de alimentos. Esto casi nunca lo encontramos entre las denuncias que se hacen. La gente acostumbrada al hambre en la calle piensa que esta no es una violación de los derechos humanos”.
En esta ocasión no es la golpiza, ni la denegación de atención médica que desde la cárcel solicitan los presos enfermos. Akiro ha centrado su lupa en eso que por generalizado ya pensamos que es definitivo.
Así también ocurre en las empresas, los restaurantes, jardines de la infancia. Hace apenas unos años una amiga mía lloraba a cada rato pues el gerente nocturno del hotel ‘Delta Las Brisas’ en el polo turístico de Gualdalava no dejaba que los trabajadores se llevaran una sola onza de helados a sus hijos. No podían ponerlo a congelar en ningún lado porque aquel perro olfateador lo encontraba todo. Entonces el ingenio del cubano siempre en avance los llevó a envasar el helado en bolsas de nylon y sacarlo herméticamente cerrado pero dentro de las bolsas de desperdicios destinados a los cerdos. Luego, cuando ya estaban fuera del control los recogían y llevaban a su casa. No lo hacían todos los días, sólo una vez a la semana nada más, pero luego el juego se hizo con el aceite de oliva el salchichón y la aceituna. Todo por el caño del tragante.
Ahora no dudo que estos militares lo estén haciendo por necesidad pero a la inversa, como un Robin Hood sin moral ni líneas éticas que roba a los más necesitados.

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Licitación tardía.

Foto/Luis Felipe Rojas


Me asombran las ordenanzas pretensiosas de quienes se suponen detentadores del poder. En un país como el mío, donde cada cinco años, coincidiendo con los congresos del sacrosanto Partido Comunista de Cuba, se animaba a la gente a la eficiencia y la cooperación para hacer de esta una mejor nación, los intentos de ser independiente fueron una señal de brujas. Cada vendedor de maní, destupidor de fosas o fabricante de piñatas y artículos de cumpleaños era vigilado de cerca por quienes prefirieron el castigo de las ocho horas en un centro laboral ineficiente y miraron con envidia a quienes se atrevieron a zafarse de las cadenas del control gubernamental.

Ahora que están por licitar aquellas actividades que una vez escaparon a la fiscalización del Trabajo por cuenta propia, me da risa pensar en cómo controlarán a la pobre guajira oriental que se va a La Habana a cuidar un par de viejitos que tienen a sus hijos o sobrinos en Miami: ¿les cobrarán en divisas? ¿Y Palacios, que limpia el césped de la casa del Gerente del sector turístico en las afueras de Holguín? ¿A cómo le cobrarán el metro hierba-cortada, los tarecos que sacará del cuarto de desahogo las ramas que pode de las floresta de la pequeña mansión?

No me imagino cómo se las vería mi tía Eloína (que en paz descanse), con la sala llena de mujeres que venían a coserse ropa al momento. Ella lo mismo remendaba, bordaba que hacía bolsos para los mandados. Las ínfulas de auditoría de la nueva locura estalinista parece un caso perdido de ante mano.
Reparador de Cercas y Caminos, Restaurador de Muñecos y otros Juguetes, Tostador de Granos, Peluquero de Animales Domésticos y otros hasta legar a 178 son los oficios o encomiendas que los cubanos han estado haciendo a la luz de todos sin ser molestados, pero ahora que sobran miles de obreros en fábricas destartaladas y talleres sin insumos para laborar, el estado todopoderoso cree poder controlarlos.

Licitar la iniciativa laboral con tal que la sociedad fluya hacia la conciencia del empleo y el bienestar común, está bien. Pero la intentona proteccionista, con ánimos de cerrojos y trancas detrás de la puerta, cuando la represa social amenaza con desbordarse, es un acto hipócrita que solo ensucia la cara del inquisidor.

20 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Mecanismo de control periódico.

 

Foto/Luis Felipe Rojas

Cada qué tiempo debe ser llamado a capítulo un inquieto disidente, cada cuantos meses la mancuerna de la represión debe aprisionarle las entrañas? Puede ser que esté establecido en los ajados manuales de los operativos de enfrentamiento al enemigo que la policía política cubana guarda bajo cuatro llaves. Puede ser que sean simples improvisaciones de los agentes de cada barrio o municipio. Sea cual fuere la dinámica del toque rudo en la puerta, las motocicletas pasando toda la noche por la calle donde viven los opositores seleccionados y las ventanas entreabiertas de los vecinos, no varían de un día para otro.
Cuando me llevaron para la estación policial el pasado 9 de octubre pronto supe que junto a mi estaba como las otras veces el opositor José Antonio Triguero Mulet. Un hombre de 67 años que ha participado en marchas de protesta, se ha dejado golpear y les ha dicho a las ‘autoridades’ más de cuatro frases que nunca hubieran querido escuchar.
Triguero con esa edad que nos dobla a casi todos los que lo rodeamos ha dormido en parques y terminales para evadir la vigilancia y poder acompañar a sus hermanos en desgracia. Sube a los más altos camiones para viajar de un extremo a otro en esta tierra oriental y siempre está dispuesto al paso seguro, a la palabra directa para ofrecerles lo que cree su verdad. En una ocasión fue detenido por el esbirro Rodolfo Cepena en la terminal de salida de San Germán hacia Holguín. Iba con su nieto de tres años y aunque casi suplicó que el incidente no sucediera delante del menor, los represores no cedieron, lo regresaron a casa, la discusión subió de tono y por varios días ambos sufrieron esa pena ajena de quien da el manotazo porque no le queda más razón. Ese hecho hay muchos que lo presenciaron y no lo olvidan fácilmente. Otro suceso que lo ha marcado y lo marca es el dolor que siente cuando van buscándolo a casa delante de sus hijas y demás nietos, a el un hombre de bien que solo piensa diferente a los que gobiernan en Cub ay lo dice sin tapujos no dobleces.
Un día me dijo que fue criado en medio de una familia que sólo supo trabajar para intentar hacer el bien. En cada detención, me ha dicho, tocan la tumba de mis padres pero ellos saben que no soy un delincuente.
Cada qué tiempo hay que tocarle la campana a un disidente? En qué intervalo de semanas o meses tendrán que recordar las adustas caras de los especialistas de la preguntadera, el bofetón y la pistola al cinto?
A cuanto se repartirán los timbrazos, la hoja tachada en rojo, el silbato para ensordecer, estremecer una familia y hacerle saber que hay una ‘seguridad’ aunque no haya estado?

 

17 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Operación Nicaro nuevos informes.


Rolando Pérez Rodriguez director del despacho de la fábrica de níquel René Ramos Latour de Nicaro Holguín y que se encuentra detenido en prisión preventiva desde febrero del presente año está hospitalizado de gravedad en un hospital de la provincia me aseguraron fuentes cercanas a los familiares del mismo.
El ingeniero Pérez Rodríguez se encuentra en proceso judicial junto a otros directivos más de esta industria niquelífera holguinera. Las fuentes consultadas me dijeron que los médicos dictaminaron una isquemia pulmonar, dolencia por la que han tenido que extraerle dos litros del líquido.
Como paciente Pérez Rodríguez se encuentra en la sala 10 del cuarto A en la sala de hombres del hospital provincial Vladimir Ilich Lenin.
En conversación con otra de las fuentes que consulte supe que los familiares reclamaban hacía meses el traslado del ingeniero Rolando hacia un centro hospitalario debido a las condiciones de humedad a que estaba sometido en el encierro preventivo. Sin embargo las autoridades penitenciarias del centro de operaciones de la seguridad del estado en Pedernales a las afueras de la capital provincial se negaban aludiendo a que debían seguir el curso de una investigación.
Aun no se sabe las razones por las que hace un mes aproximadamente fue trasladado al centro hospitalario en calidad de recluso provisional pero muchos presumen que se debe a la delicada situación de salud.
El ingeniero Rolando Perez laboró por más de 20 años expuesto a la contaminación del material niquelífero en las minas de níquel de la planta procesadora de Nicaro municipio Mayarí provincia Holguín.

9 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

“Akiro”.

Foto/Luis Felipe Rojas


Conocido de esa manera por su aspecto de especialista en artes marciales y su aficción a los deportes de combate, Juan Luis Rodríguez Desdín está confinado en la cárcel provincial de Holguín. Allí sufre una condena de dos años por un supuesto desacato, que en Cuba puede ser desde tutear a un policía, levantarle la mano a un oficial del G2 o mencionar el nombre de la progenitora del ‘reflexionista en jefe’ de manera nada amigable.
El 21 de septiembre pasado Rodríguez Desdín se cosió la boca con un alambre en señal de protesta por las autoridades haberle cortado la comunicación telefónica con sus familiares, así estuvo hasta el 23 que decidieron concederle los minutos reglamentarios.
Algunas denuncias de las violaciones que allí se cometen están relacionadas con que el recluso común Eliécer Sánchez González, de 21 años de edad y confinado en la misma prisión que él se mantiene ubicado en régimen de mayor severidad junto a presos con alto nivel de peligrosidad. Desdín señaló que las autoridades de la penitenciaría holguinera argumentan que el sancionado Sánchez González no puede ir al Centro de Menores en “La Cuaba” porque el delito (Hurto y Sacrificio de Ganado Mayor, es decir, comerse una vaca) es de carácter priorizado. Sánchez González refirió que en el Centro de Menores han ubicado a presos con hasta 30 años de penalidad, en cambio a él no le permiten ir con los de su edad.
Desdín agrega que los militares ubican por conveniencia a los sancionados en las áreas que les corresponde como beneficio o reglamentación y se niegan en otros casos, lo que ha provocado riñas, abusos lascivos y robos, medida que constituye en sí una violación a los derechos de las personas en estado de reclusión penitenciaria.
También me dijo en una carta sacada desde ahí que funcionarios de Orden Interior no quieren ofrecerle atención médica diferenciada al recluso común Maikel Sánchez Martínez quien padece de los nervios y está haciendo rechazo al rigor de la vida carcelaria. Al decir de Desdín, la Doctora Elvis, directora del hospital de la prisión, es quien debe ordenar el aislamiento o reclusión hospitalaria del enfermo nervioso Maikel Sánchez y afirma que el mismo sólo recibe promesas que los funcionarios y paramédicos no cumplen. Otros reclusos que conviven con este joven de 23 años han pedido de manera constante a las autoridades que lo atiendan pero solo reciben evasivas. También señaló que el recluso común, Luis Miguel Arias Cala, un menor de 21 años de edad se encuentra confinado en un destacamento de máxima severidad junto a reclusos sancionados por homicidio y asesinato, siendo un enfermo en estado delicado.
Arias Cala padece de una cardiopatía isquémica, con hipertensión arterial grado 3 y soplo en el corazón, fue trasladado desde la prisión “El Yayal”, conocida como CUBA SÍ, y los funcionarios extraviaron su historia clínica, lo que da como resultado que los especialistas en los hospitales de la provincia no lo quieran atender. Esta responsabilidad cae directamente sobre la Dra. Elvis, quien se niega a proceder como es debido, argumenta Desdín en su carta.
En la misiva continúa relatando sobre la grave situación de salud del recluso Ramón Herrera Delgado, quien padece de una desecación progresiva del brazo izquierdo, pérdida de la visión en el ojo derecho y cefaleas constantes sin que sea atendido de manera eficaz por los facultativos.
El preso político Rodríguez Desdín añade que Herrera fue sancionado a 6 años por robo con fuerza, pero ya había sido llevado a Tomografía Axial Computarizada (Somatón) en Santiago de Cuba, cuando fue sancionado por comprar un alambre de cobre para vender en una tienda recolectora de materia prima donde laboraba, para venderlo allí mismo.
Los funcionarios de orden interior en la prisión provincial de Holguín le informaron al recluso Herrera Delgado que su Historia clínica había desaparecido, lo que ha causado que cuando lo llevan con médicos del “Hospital V. I. Lenin”, en la cabecera provincial de Holguín, éstos se niegan a formularle tratamiento o indicarle otras pruebas generales. Ante tal situación, Ramón Herrera y su familia han presentado quejas, pero la Dra. Elvis, directora del hospital de la cárcel no se decide a gestionarle un examen médico para darle solución al caso, dijo Rodríguez Desdín.
Juan Luis Rodríguez Desdín es delegado del Presidio Político “Pedro Luis Boitel” en Holguín y activista de la Alianza Democrática Oriental.
Cuando terminaba de redactar este post supe de la buena noticia de que Rodríguez Desdín ha sido nominado al Premio a la Dignidad Carlos Manuel de Céspedes de este año, es un merecimiento más que demostrado. Ese premio se les había otorgado ya, por su comportamiento carcelario, Orlando Zapata Tamayo, José Daniel Ferrer García, Juan Carlos Herrera Acosta y otros valerosos presos en la región oriental de Cuba.
Excelente por “Akiro”.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Aparato represivo sin contraparte.

 

Foto/Luis Felipe Rojas

Apenas terminaba el sábado de decirle por teléfono a mis amigos solidarios que subieran este post a mi blog el domingo 10 cuando aparecieron en mi casa de nuevo dos policías políticos a conducirme al cuartel de San Germán, esta vez, como las otras, desconozco los motivos. Y como siempre las acusaciones y amenazas engrosarán los ‘archivos invisibles’ de esta región ‘muy transparente’.
Entre detenciones, amenazas y otras coerciones de quienes tienen a cargo
reprimirme, no había tenido tiempo de dar cuenta sobre mi queja a la
Fiscalía Provincial de Holguín.
El 22 de junio , como reza en el documento que hoy les
adjunto al post, decidí demandar a los oficiales que nos mantuvieron a mí y a mi
familia por seis días rodeados de una veintena de paramilitares y
efectivos de la policía política en el mes de mayo.
El 2 de julio me presenté ante el fiscal Capitán Juan Carlos Laborde para
precisar detalles de la denuncia. El mismo me comunicó que debía esperar a
que concluyera la investigación. El 2 de agosto fui citado nuevamente y
tuve que esperar hasta las 6:00 pm parado al sol, ya que esa oficina
permanece cerrada con rejas. Allí me requisaron antes de entrar, buscando
algún dispositivo de grabación. Tuve que escuchar de un fiscal militar, que
supuestamente es la contraparte del aparato represivo del G2, que estos
militares habían actuado conforme a sus reglas, es decir que deben
conducirme sin orden de detención y llevar a interrogatorio sin citación
oficial. El argumento de este joven militar está basado en que en “mi”
caso, ellos actúan como una cuestión de seguridad nacional y tienen por
tanto esta prerrogativa, lo que se traduce en que si tienen que interrogar
a un asesino, violador o funcionario corrupto sí proceden con las normas
establecidas de la Diligencia de citación o Detención. De manera que hay
una interpretación de la ley debido a condicionamientos ideológicos o
políticos, por lo que en este caso la Fiscalía Militar no actúa contra
oficiales si el perjudicado es un disidente o inconforme social. Lo peor es
que este oficial admitió que sí, que era una irregularidad, pero es lo
común en caso de desafectos al sistema social cubano. Era un preludio de lo
que vendría después: el martes 3 de agosto comenzó una de las más grandes
olas de detenciones contra activistas del oriente del país en los últimos
años, que se extendió hasta 28 detenidos, algunos con dos detenciones en
una misma semana.

 

Es ese su método. No me dieron constancia escrita de su dictamen, por lo
que para seguir con mi denuncia ante organismos internacionales al efecto,
debo contar con la buena suerte de que me crean, que quieran creer que
transité el escalón de la legalidad en mi país donde por ser un ‘apestado
ideológicamente’, no tengo derecho a reclamar por las violaciones que
cometen los mandos militares que cuidan porque el caos nacional avance a
toda marcha.
Les agrego el documento:

San Germán, Holguín, 22 de junio de 2010

A: Fiscalía Militar de Holguín
Asunto: Denuncia
Por medio de la presente, el que suscribe Luis Felipe Rojas Rosabal,
ciudadano cubano, mayor de edad, vecino de calle 20 No. 1303 entre 13 y 15,
San Germán, Holguín y con carné de identidad No. 71022122865, en pleno uso
de mis facultades mentales, acudo ante usted para exponerle los siguientes
FUNDAMENTOS DE HECHO
- Que en reiteradas ocasiones he sido citado por las autoridades
policiales, en especial por los oficiales instructor Luis Quesada y los
mayores Charles (que dice ser jefe del grupo operativo del DSE en los
municipios Cueto, San Germán y Cacocúm ) y Rodolfo Cepena Hernández (dice
ser el jefe del DSE en San Germán).

- Que estos señores hacen caso omiso por completo de las formalidades que,
para las citaciones, establece la Ley de Procedimiento penal vigente y que
deja bien claro que la violación de sus requisitos legales hace nula de
pleno derecho la citación en cuestión.

- Que en varias ocasiones hemos sido impedidos de asistir a los servicios
religiosos semanales a los que estamos acostumbrados a acudir mi esposa,
mis dos niños y yo, ya que entre las imposiciones y restricción de
movimiento a que nos someten están las de salir acompañados por algunos de
ellos.

- Que mi hijo de seis (6) años de edad se ha percatado (dado que ellos no
lo ocultan en lo absoluto) y se ha resentido de la vigilancia policial
estrecha en torno nuestro, ya que otros niños le preguntan por qué la
policía vigila nuestra casa y en ocasiones ha regresado llorando de la
escuela.

- Que los días 25 y 27 de diciembre de 2009 fui arrestado en mi casa y en
ninguna de las ocasiones ni los policías ni los mayores Alberteris ni
Cepena quisieron entregarme citación oficial u orden de arresto, alegando
que para estos efectos no la necesitan.

- Que el día 21 de febrero del presente año fui interrogado por el mayor
Alberto Alberteris, que lo hizo sin mostrar orden de arresto o citación de
especie alguna. Hechos de esta naturaleza vienen repitiéndose hace cinco
años sin que nunca se presenten los documentos legales establecidos al
efecto.

- Que el día 11 de mayo fui arrestado en mi casa por el mayor Charles,
quien se negó a entregarme documento de citación y cuando le fue reclamado
por mis familiares, alegó que entonces no estaba CITADO sino ARRESTADO y
que para ello no necesitaba documento alguno. En esta ocasión mi casa
estuvo sometida a una vigilancia pública y humillante por policías,
oficiales de la Seguridad del Estado (Cepena, Charles, Capitán Otamendi,
oficial Jefe de Sector La ‘O, y miembros de las Brigadas de Respuesta
Rápida (Gimón, Maikel Rodríguez Alfajarrín, el Trabajador Social Pedro
Capote y otros).

FUNDAMENTOS DE DERECHO

- Ley de Procedimiento Penal en sus artículos 86 y 90.
Todo lo que firmo y pongo en su conocimiento a los efectos
procedentes a los veintidós días del mes de junio de 2010.

De Ud. atentamente,

Luis Felipe Rojas Rosabal

Foto/Luis felipe Rojas

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Tras el pájaro azul para cruzar las alambradas.



Pasé la noche del 30 de septiembre viajando y parte del 1 de octubre sobre el viaducto de la Farola para llegar a Baracoa. Exactamente en Maisí se realizaría la séptima sesión de la junta directiva de la Alianza Democrática Oriental pero el viernes comenzaron las detenciones y no pararon hasta el domingo. Llegaron a 19 en total, con seis deportaciones hacia Camaguey, Guantánamo, Santiago de Cuba y las Tunas. No hubo golpes y menos confrontación que otras veces pero sí un amplio operativo montado que incluía los recodos de playa por donde ellos suponían podríamos escapar para llegar a Maisí.
En mi caso fui detenido junto a cinco activistas de derechos humanos y asunto curioso, después de varias horas estacionados el borde de la carretera a la espera de un transporte militar nos llevaron a la unidad policial de Baracoa donde un oficial de la policía política, lejos de mandarnos al calabozo como otras veces ordenó que nos sacaran de inmediato del cuartel. Mientras viajaba en el jeep verdeolivo me creía el rey de la internet pues iba reportando en twitter los nombres de los detenidos de quienes iba teniendo noticias. Ya me imaginaba entrando en la figura de un pájaro azul a los hogares de los amigos fuera de Cuba para decirles cada suceso.

Pero qué fiasco, ninguno de mis mensajes en 140 caracteres llegó a su destino y me los cobraron todos, todos. Los detenidos fueron los mismos de siempre Rolando y Néstor Rodríguez Lobaina, Idalmis Nuñez, Omar Wilson, Jorge Corrales, Belkis Bárbara Portal, Virgilio Mantilla, en fin, diecinueve disidentes pacíficos que no pudieron caminar libres hacia el faro de Maisí, el extremo más oriental de la isla. Allí se leería el llamado a la Unidad en la Diversidad que la alianza democrática lanzó, pero como lo impidieron dos días después, ya liberados nos reagrupamos en una zona céntrica de la ciudad primada.
Temprano caminamos en silencio más de diez cuadras, fuimos al busto de Martí y ante él depositamos una ofrenda floral, cantamos el himno ante los ojos de cientos de baracoenses. El G-2 cubano nos vigiló todo el tiempo pero no impidió la marcha, me inclino a pensar que no querían repetir el espectáculo dantesco que dieron en agosto pasado cuando asistieron al mitin de repudio contra la familia Rodríguez Lobaina. En esos días pude comprobar el aire de repugnancia de muchos pobladores hacia la policía política después de las golpizas y los actos de barbarie que realizaron en la residencia de los hermanos y a pedradas rompieron las ventanas del apartamento donde vive el padre de ambos y golpearon a algunos moradores.
Para colmo de males mi vieja cámara digital una Sonny del 2007 dejó de funcionar y esta vez para siempre, por lo que no pude hacer una sola foto como acostumbro cuando viajo a estos lugares, de modo que esta vez tendrán que conformarse con este montón de palabras y creer o no lo que digo .
Hoy, muchos de los que reportamos desde esta cueva en el oriente tenemos la mensajería de nuestros celulares para el exterior bloqueada y Cubacel nos sigue imponiendo sus tarifas draconianas. La policía mantiene restricción de movimiento, un tarugo en la boca para que no hablemos y vigilancia estrecha a donde quiera que viajemos. Para colmo la web de Twitter nos acaba de cerrar el único rayo de luz que nos quedaba al quitar el servicio de envíos de mensajes por teléfono. A donde vamos? Informar de lo que sucede en esta Cuba que no se ve en los grandes medios de comunicación será un privilegio si no se recompone El Gran Pájaro Azul.

*Amigos solidarios que supieron de la imposibilidad de enviar mensajes por twitter desde los celulares abrieron una cuenta provisional que dictamos por teléfono para cruzar las alambradas desde Holguín y Guantánamo.

@alambradasCuba @RRLobaina @jccpalenque

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Defenestración en el sector de la cultura en Holguín.


Como esperaban muchos desde hacía algún tiempo la jefatura de la Unión Nacional de escritores y Artista de Cuba, UNEAC, procedió a bajar de su trono al presidente provincial en Holguín.
El mismísimo Miguel Barnet acompañado de un séquito de diez responsables de las distintas secciones, se apareció en esa ciudad para informar a los asociados sobre las irregularidades detectadas por una comisión, acerca del manejo de los fondos por parte de su presidente el escritor y pintor Jorge Hidalgo Pimentel.
Lo que resulta risible en esta ocasión es que la investigación de marras partió de quejas anónimas de los artistas y trabajadores del centro cultural en lo que se acusa a Hidalgo Pimentel de abuso del cargo así como el del posible enriquecimiento de su secretaria ejecutiva nombrada Zara.
Ya en diario de Cuba publiqué un reportaje pero aquí comparto con ustedes algunos datos.
De las 45 obras de arte que la UNEC compró en un período de 3 años a los artistas de la plástica local, 15 eran de la autoría del señor Jorge Hidalgo. Entre otras lindezas aparecen los pagos por concepto de resolución 35 (la que ofrece cuotas de 135 y 200 pesos por lecturas públicas y conferencias entre otras) que el mismo Hidalgo se hizo. Una de estas fue la conferencia que ofreció en la sede de la central de trabajadores de Cuba en el montañoso municipio de Mayarí y por la que se pagó él mismo 600 pesos moneda nacional.
Según el informe leído delante de un centenar de asociados el monto de lo que este directivo se pago a si mismo asciende a algo más de doscientos mil pesos en solo tres años. Hasta ahí pudo la comisión ya que según ellos este proceder no constituye delito si miramos que “artistas al fin” este señor tenía derecho a recibir la remuneración que el ministerio de cultura destina a tales efectos, por tanto hasta ahora no lo pondrán ante los tribunales.
Lo que sucede es que la rebanadera de cuellos, la arrancadera de cabezas y la bota sucia en los hombros de los que están abajo no aparecen en el código penal cubano. Una idea de la mezquindad han dicho algunos artistas es que para los recitales de poesía y las tardes culturales en el patio de la UNEAC holguineros casi nunca había un buche de café o un mísero trago de ron de fabricación local.
El mismo Jorge Hidalgo Pimentel desplegó hace casi un año una cacería de brujas contra Manuel García Verdecia vicepresidente del centro y Rafael Vilches Proenza promotor cultural, ambos escritores conocidos en el ámbito nacional. Vilches Proenza como antesala de aquella tarde de cuchillos largos había escrito unos versos:
Que el temor no se apodere de la cuidad
Prisioneros no importa no os asombréis
En estos tiempos de peste
Morirán ejemplares mayores.

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Nuevo empuje campesino.

Foto/Luis Felipe Rojas

Como ya empiezan los arranques de desempleo en todo el país, también se impulsa la iniciativa doméstica. Las cooperativas estatales no soportan a más nadie en sus plantillas, por lo que aquello de que los excedentes
irán a la agricultura… habría que verlo, compay. Aparceros de cada rincón aprietan sus herramientas y bártulos cerca de casa para hacer parir la tierra. Ahora sobran manos sobre la defectuosa maquinaria estatal y el campesino más simple está recibiendo a sus vecinos de las zonas urbanas.

Rafael sufrió por décadas el desprecio de quienes se creyeron pegados a un buró, sobre la silla de un camión o la garita de control de una fábrica.
Hoy que están sentados a la puerta de casa, se han lanzado a buscar un hoyo donde quepan junto a sus pares de la campiña. Como no soy adivino, meteorólogo ni economista, suelo contradecirme las más de las veces:
apuesto bastante a que habrá un empuje individual; las ganas de no morir de hambre hará que muchos miren más a la tierra que un día pisaron con desdén y de donde saldrá el fruto para que coman los de casa.
Mientras más se aprieta la jugada, los cimarrones se apalencan más. No es una borrachera de optimismo, esto no soltará todas las amarras, pero sí hará bajar algunas vendas de los ojos y destaponar algunos oídos de piedra.

Foto/Luis Felipe Rojas

11 comentarios

Archivado bajo Uncategorized