Archivo mensual: septiembre 2010

Salve Regina.

Foto/Luis felipe Rojas


Así al descubierto y descarnada por el tiempo está la ermita de la Caridad
del Cobre en Antilla, Holguín. Frente a la Bahía del mismo nombre y
colindante con las aguas por donde una vez apareció la madre de tantos
cubanos está este pedazo de palo incrustado a la base de cemento que
reconstruyeron unas cuantas veces. La dejadez pública ha llegado a la
abulia generalizada: los que quieren arreglarla no tienen autorización; los
que tienen el poder no quieren un lugar más de peregrinación en suelo
cubano, y otros, gastados de tanto ajetreo no tienen ganas de luchar contra
los obstáculos del buró y la mirada torva del funcionario que debiera
autorizar la ‘reconstrucción de marras’.

Ahora que la Virgen de la Caridad del Cobre recorre el país los
habitantes de Antilla van a una iglesia desvencijada y aún sin los permisos
de reconstrucción. Las ventoleras humanas y los desastres naturales. La sal
del tiempo y la mano que arrasa han pasado por estos pueblitos de Dios, no
hay dudas.

Estoy como a 20 km de Barajagua, el lugar donde estuvo por primera vez la
Virgen, pero me es difícil ir, pues cuando vas para Cueto, si te bajas en
ese estacionamiento es complicado volver a tomar un camión de regreso, lo
he intentado algunas veces. Les prometo hacerle una foto al lugar donde una
vez estuviera la primera ermita de la Virgen cuando Juan Hoyos y sus
tocayos regresaban con ella de buscar sal para los pobladores de las minas
de Cobre en Santiago de Cuba. En este mes pienso darme una vuelta por
Barajagua … si Dios y el mal tiempo que ya ustedes conocen me lo permiten.

Foto/Luis Felipe Rojas

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Palos de ciego.

foto/Luis Felipe Rojas


Con la detención y posible enjuiciamiento de seis altos directivos de la
Empresa de Níquel “René Ramos Latourt”, en Nicaro, Holguín, el gobierno cubano acaba de dar otro traspié más. Los funcionarios en cuestión sustituían cargas del cotizado metal por similares cantidades del producto
aún no terminado. El rejuego daba lugar a que en el momento de los auditores contar (y no pesar ya que cada Big Bag lleva 1Tonelada) producción diaria que debía llegar hasta 23 TM, daban el aprobado para que se les pagara la estimulación en divisas cada mes. Según fuentes consultadas, al cabo de los días cuando completaban las cuotas diarias volvían a sustituir la arenilla de cinc por los verdaderos bolsos de una tonelada de níquel y así todo quedaba en casa. Nunca se llegó a embarcar la carbonilla de cinc al exterior, aseguran algunos mineros.

Es curioso. Esta sería una historia rediviva de Robin Hood al revés. Representantes del estado que al no estar de acuerdo con las altas metas impuestas por el Ministerio de la Industria Básica y la todopoderosa Unión del Níquel, intentaban paliar un poco las penurias de los desposeídos de la modernidad socialista. El bosque Sherwood en que se ha convertido Nicaro, otrora emporio del Níquel cubano, con una Lady Mariam recién defenestrada en la persona de la Ingeniera Yadira García Vera y un ejército de mineros
con la cara sucia todavía por la tierra roja de aquellos contornos, dan para la nueva telenovela, un culebrón que la televisión cubana no va a pasar ni con Rolando Alfonso Borges (ideólogo del Buró Político) muerto, a seis pies bajo tierra.
Los detenidos en estos momentos bajo prisión provisional en una
penitenciaría en Holguín son Andrés Medina Turro, director general y Rafael Rodríguez Rodríguez, ingeniero principal; Héctor Rodríguez Alvellana, director técnico; Rolando Pérez Rodríguez, director del Despacho; Idelfonso
Laurencio Rivera, tecnólogo y Nelson Almira Elias, jefe de la planta Sinter, en Mayarí, un anexo de la fábrica mencionada. Todos estuvieron encerrados 72 días en las celdas del tenebroso cuartel de Operaciones de la
Policía Política en el barrio de Pedernales, a las afueras de la ciudad. De ellos, Medina Turro presenta alteraciones en la presión arterial constantemente y según allegados al mismo hace rechazo a la vida y encierro que les han impuesto. Habrá que estar atentos, ya que el comentario entre los trabajadores de la mina es que intentarán con ellos un escarmiento y viene de la mano de Ramiro Valdés, algo que no es de extrañar si revisamos el récord de este “duro” del grupo más anquilosado de la nomenclatura cubana, ejemplo de que el ahogado aún patea… y de qué maneras.

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Un tal Bolaños.


Con los buenos libros me suele suceder como con los mejores sueños: cuando llegan lo hacen para quedarse.
Ernesto, amigo de dos amigos míos vino desde la cálida Barcelona y trajo de regalo este regalo que vino a dar a mis manos. Se llama La universidad desconocida, es la poesía total de un novelista total, el chileno Roberto Bolaños, ese que nos sorprendió a todos con la novela Los detectives salvajes cuando ya estábamos sentados esperando la muerte de un género que se vició bastante en los ’90 para languidecer casi en la actualidad.

Lo que sucede con la poesía más simple es que se convierte en una brújula para encontrar las palabras exactas. La poesía de Bolaño es precisamente eso: un hilo de Ariadna en medio de su vida. La particularidad de estas casi 500 páginas reside en que no hay un interés visible del autor por encontrarse a sí mismo. Bolaño tenía marcada una ruta para andar que era la prosa, tanto en su novelística abundante (casi una decena) como sus numerosos relatos cortos, y a la par que fue montando un andamiaje silencioso aunque bastante visible para los buscadores de lo nuevo en la
literatura emergente, fue dejando caer sus pensamientos y la búsqueda de esa otra identidad que es la lengua del ser humano, en la poesía.

La poesía le sirvió a Bolaño para cruzar el puente de lo público a lo más íntimo. Si bien algunos trozos de su poesía se fueron colando en las revistas y antologías del momento, al final de su vida, y temeroso de que se perdiera entre otros caminos, juntó, editó y corrigió palmo a palmo la totalidad de esa obra lírica a ratos en prosa, a ratos en los versos más
limpios que podamos encontrar.  Aquí está ahora, por lo menos para nosotros, lectores de esta parte del hemisferio a donde los libros recién llegados traen a veces varios años de atraso, la poesía total de Roberto Bolaño, recogida en un solo tomo por Anagrama en 2007 y que hoy empieza a andar por las manos, las oficinas y los bancos donde se sientan los destinatarios definitivos de la isla, a saborear esa universidad desconocida que se funde y pueden ser la vida o la poesía.

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

Doctrina, cuna y pan.

Libro de Lecturas 2do grado Cuba (páginas interiores)

Fotos/Luis Felipe Rojas

A unos días de haber comenzado el nuevo curso escolar hojeo los libros del curso de mi hijo Malcom y me parece pesada la carga con la que tendrá que bregar. Mi esposa y yo compramos forros de colores, recortamos piezas de nylon para cubrirlos y les pegamos unas figuritas para que se vean mejor. Pero lo que me preocupa no es el exterior sino la carga de veneno que recibirá en los próximos diez meses.
Su libro de Lectura de 2do está infectado de viñetas con milicianas, fotos de Camilo y Che Guevara, un Abel Santamaría, un cuartel Moncada, una mancha negra, en alto contraste que debe ser Fidel Castro tirándose de un tanque de guerra en un recodo de Playa Girón… y mil consignas más.
En el bullicio de las mañanas que le esperan su maestra le inyectará, como si estuviera cumpliendo un deber sagrado, lo que ella misma lleva inoculado por casi medio siglo de existencia: el odio al enemigo, el amor a un líder,el apego a una ideología que su edad (la de mi hijo) no le permite tomar como una opción.
En medio del curso que comienza el libro de Lectura que ‘no nos han cobrado como un signo de la benevolencia revolucionaria’ le trae la Jornada de Abril (un mes que me recuerda las flores que dicen los poetas), en el que tendrá que repetir a fuerza de costumbre que sí, que será como el Che Guevara, con la mano abierta a la altura de la frente. También le trae una jornada en octubre que deberá cumplir -la Jornada Camilo-Che, donde siempre se habla más de éste que de aquél.
Es una encerrona contra la inocencia de sus casi siete años. Pancartas con la imagen de los Cinco espías presos en Estados Unidos, la cantaleta de la Televisión en sus cuñas no comerciales, pero sí ideológicas, en fin, un cerco del que le será harto difícil escapar sin un rasguño. Nos tocará a nosotros en casa hablarle de la primavera y el invierno, del polen de las flores y las estrellas en la noche. Igual tendremos que acercarlo a la tierra para enseñarle a sembrar los árboles que mañana le darán sombra, flores y frutos, e intentar a como dé lugar que aprenda a ser un hombre bueno. Será un camino largo y espinoso.

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Rolando frente a la impunidad en Guantánamo.

foto/Luis Felipe Rojas

Hace meses estoy evitando escribir este post. Mi cercanía a Rolando Rodríguez Lobaina puede lastrar la objetividad de la alerta que quiero dar al mundo. Aún así,  el deber que tengo ante la verdad y la justicia se impone.

A este muchacho, un ingeniero informático graduado en las universidades habaneras de los años ’90, la policía política le tiene medida una cacería pública,  desde el cuartel general del G2.  Su propensión a la desobediencia civil, la capacidad para liderar una treintena de activistas de los más recónditos lugares del oriente cubano (Banes, San Germán, Contramaestre, Songo-La Maya, Baracoa, Manatí, Moa, Velazco, Antilla) y llevarlos hasta el Camagüey donde agonizaba Orlando Zapata Tamayo probó su valía, pero le ha puesto los cañones sobre la frente. No hay casualidad en el más de un centenar de detenciones transitorias en los dos últimos años.

Al aparato represivo de mi país no le hacen falta pretextos para encarcelar a nadie. Aplican el puzle jurídico. En los últimos meses se sucedieron uno tras otros los ataques a Rolando, tanto desde la plataforma digital de ultra
izquierda “Rebelión” como de altos oficiales de la Contrainteligencia Militar enviados desde La Habana hasta el Oriente Cubano, dicen que: “expresamente para detener la subversión en Oriente”. Desde su humilde bohío en Baracoa hasta  los diferentes lugares en que ha tenido que vivir, ha pasado evitando ser apresado innecesariamente  para que no aborten una actividad pacífica. Ha liderado las  más altas notas de protesta pública en los últimos diez meses en seis provincias orientales pero la filosofía siempre ha sido “Unirnos más, unir es la palabra de orden”.

La  decisión  de las autoridades de mi país, de poner un bando policial en cada pueblo para que si aparece por allí  lo deporten de inmediato hacia Guantánamo es prueba de la más absoluta arbitrariedad que se pueda cometer sobre un ciudadano.   Aún así a Rolando no le basta. El  valor, y  la temeridad son  banderas que lleva expuesta al viento para tratar de ganar la libertad de Cuba.  Dirige el boletín clandestino Porvenir y es coautor del blog colectivo
Palenque Cubano. Desde este último intenta fijar la atención sobre las torturas y arbitrariedades que se cometen en el oriente de la isla. Los castigos y condenas por intento de salida del país, la peligrosidad social y el desacato son figuras delictivas que se aplican a miles de jóvenes de la región oriental, y que Rolando ha denunciado en infinidad de ocasiones. De ahí la furia de quienes detentan el poder. Su último encarcelamiento por 24 días fue una ficha jugada para escarmiento y atemorizar a la nueva generación de libertarios cubanos.

Mientras tanto Rolando, un desobediente incurable, mueve los pequeños motores de la desobediencia civil, un
purgante que los gorilas de verdeolivo no tragan fácilmente.

8 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

¿Antimotines ?… si en Cuba no hay motines.

foto/Luis Felipe Rojas

Por qué tanta sorpresa ante imágenes de tropas antimotines sofocando una protesta estudiantil en Jaguey Grande?
Yo vi las tropas antimotines, dirigidas por la Contrainteligencia Militar
en Camagüey. El objetivo era evitar que el pueblo se sumara a los manifestantes de la Alianza Democrática Oriental que se solidarizaron en las calles con Reina Tamayo mientras Orlando Zapata agonizaba en el hospital provincial de esa ciudad.
Era 3 de febrero del 2010. Primero llegaron los paramilitares golpeando y arrestando, seguido, los directivos del Partido Comunista en la provincia y los policías vestidos de civil. Se llevaron a la fuerza a los 29 activistas en carros civiles, patrullas policiales y cuanto automóvil encontraron a su paso. La intención clara fue sacarlos de entre la muchedumbre que se formó y no se sumó a reprimir ni repudiar. Acto seguido apareció esa tropa antimotines para evitar cualquier conato de rebelión de la multitud que allí permanecía viendo a mujeres y hombres coger golpes y arrestos a diestra y siniestra. Yo los vi, pero no los pude fotografiar porque ya el amigo que me acompañaba con una cámara fotográfica había salido del lugar para que no cayera el equipo en manos de los primeros represores.
Me han dicho mis ojos fuera de esta isla aislada de la información, que circulan imágenes por internet de un vídeo donde un fuerte operativo controla una protesta de paquistaníes inconformes en una escuela situada en Jagüey Grande, Matanzas.
En febrero cuando los controlados funerales de Orlando Zapata Tamayo, algunos conocidos de la zona de Banes me comentaron que por allí pasarom unos hombres con una vestimenta militar nunca vista por ellos. Me dijeron categóricamente – no son ‘avispas negras ni boinas rojas’ son otros. Yo no puedo afirmarlo porque permanecía bajo arresto domiciliario pero no dudo los comentarios de residentes de la zona, antes acostumbrados a otras indumentarias militares.
Hace un mes cuando los disidentes en Baracoa protagonizaban una sonada protesta algunos me refirieron luego de quedar en libertad, de la vestimenta novedosa y equipada con todo, de quienes controlaban el lugar. Pero allí como en Camaguey y cercanías de Banes no hubo cámaras de video para grabarlo y enviarlo a los lugares donde existe la libertad de expresión.
Los que yo vi en Camagüey mientras daba los pormenores por teléfono a la prensa extranjera, llevaban un traje azul oscuro o quizás negro (era casi de noche y estaba alejado) Se bajaron de dos camiones cubiertos con una lona, alrededor de treinta, con cuatro o cinco técnicos caninos y sus ejemplares de Pastor Alemán (sin bozal). Me impresionaron los cascos con protectores transparentes desde la frente hasta debajo de la barbilla, colgando a la cintura algo como un puñal o bayoneta y escudos cóncavos como una cáscara de nuez gigante. Sólo los había visto en las manifestaciones contra la Organización Mundial del Comercio, en la Sudáfrica que nos muestra la televisión cubana, en los disturbios de Los Ángeles en 1991 u otras zonas alejadas de la benevolencia tropical del socialismo en Cuba.
Dos testimonios guardo yo de gente agazapada bajo esos disfraces para atacar a sus connacionales. El primero fue en 1994, estudiaba Filología en la Universidad de Oriente, Santiago de Cuba, y los estudiantes más radicales se agrupaban en Mambises y Manicatos*. Su misión era hacer guardias nocturnas supuestamente contra el robo, pero pronto supimos que además elaboraban informes sobre estudiantes sobresalientes, modos de vida por encima de los demás, vigilaban a las jóvenes que se entregaban a los brazos de los estudiantes extranjeros (mejores condiciones de vida, ropa, equipos de música y la secreta esperanza de largarse a Togo, Malí o Burkina Faso).
Eran una especie adolescente de Brigadas de Respuesta Rápida. Tanto unos como otros se escondían tras una supuesta rivalidad deportiva, docente y de conductas que demostraran la valía del “hombre nuevo”. Les entregaron pullóveres con los membretes correspondientes, los saludábamos, los teníamos en nuestros cubículos y les sonreíamos algunas torpezas, pero todos sabíamos lo que eran: auténticos soplones.

Lo otro me lo contó un amigo ingeniero informático, lo que en Cuba se conoce dentro del canon de la discriminación racial como “un Yanki”: seis pies de altura, rubio, inteligente y conocedor de las artes marciales.
Según él (que ya trabaja en otra rama económica) sus conocimientos de deportes de combate le reportaban una ganancia extra, porque en caso de disturbios sociales, su misión era repartir golpes a la multitud, fuera quien fuere. Así dijo.
Me han descrito las imágenes de aspaviento contra los paquistaníes y no me lo puedo creer. ¿Tropas de asalto contra los cubanos? ¿Pero no somos el país más culto del mundo donde no se violan los derechos humanos y todo el mundo está feliz con el reinado verdeolivo?

*Se refiere a los soldados del Ejército Libertador en las guerras independentistas cubanas del siglo XIX y los primeros aborígenes de que se tengan noticia en la isla, respectivamente.

32 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Puzzle jurídico cubano.

foto/Luis Felipe Rojas

Amparada en la defensa de la soberanía nacional, la policía política en Cuba está utilizando métodos de contención contra la disidencia interna que no son dictados por tribunales, ni se contempla su ejecución de tal manera en la Constitución o el Código Penal.

La reclusión domiciliaria, los arrestos y la prohibición de salir o entrar a provincias determinadas son parte de la represión de baja intensidad que se practica al silencio y al compás de una política de ordeno y mando. Con las oficinas de Atención de quejas a la ciudadanía y las fiscalías militares a sus pies, la llamada Seguridad del Estado aplica el torniquete de una jurisprudencia improvisada que aplasta a los más débiles.

Ex-presos políticos como Abel López Pérez y Anderlay Guerra Blanco de Guantánamo, han recibido de boca de oficiales de la Contrainteligencia la prohibición de salir del primer y segundo anillo respectivamente, de la ciudad. ¿Lo dictó un juez? ¿Está en la carta de libertad? ¿Es una disposición especial dictada sólo para inconformes sociales? Nadie lo sabe.

Dos amigos juristas de la oficialidad que estudiaron conmigo en la Universidad de Oriente en Santiago de Cuba dicen que sí, que es un acto violatorio pero “los poderes se pliegan a la manu militari”. Hasta ahora le he preguntado a muchos disidentes a lo largo de toda la isla si alguna vez les han presentado una orden detención firmada por un juez y me han dicho que no. Jamás. Igual sucede con el extendido margen de la Citación oficial, que se aplica verbalmente o en un papelito cualquiera que no figurará en ningún archivo. Si el citado por el oficial se niega, entonces queda automáticamente detenido, pero su nombre nunca aparecerá en el libro de registro del cuartel policial como un detenido. A los ojos de las estadísticas que pudieran servir para un recuento esa persona nunca estuvo allí. Así de enrevesado está el sistema jurídico cubano.

Las fiscalías militares en provincia reciben de mala gana las denuncias contra sus colegas, y más cuando son por parte de opositores pacíficos. Las oficinas de “Atención a la población” tienen un endiablado mecanismo de recepción de la denuncia, notificación de la investigación y resultados de la misma, que hace desistir de la queja al más optimista.
Ante tal desamparo jurídico son pocos los que se atreven a jugar ese ajedrez diabólico donde la Policía Política hace de un Dios supremo para mover fichas blancas y negras a la vez.

Así de muerta queda la letra de la Carta Magna.

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Ivan el terrible.

Foto/Luis felipe Rojas

Foto/Luis Felipe Rojas

Conocí a Iván de la Nuez un día de febrero de 1998, fue en Holguín, él no estaba, pero alguien nos regaló un catálogo de una exposición que había curado en Barcelona. Ya lo había leído apresurado y con fiebre en la Gaceta de Cuba varias veces. Pero ahora me llagan (quise decir me llegan) envueltos en un nylon coloreado tres de sus libros. Tres mensajes, tres consejos, tres cartografías literarias para andar sin miedo, o por lo menos de la mano de alguien que te llevará seguro a la desazón que vivimos hoy.¿Por donde vinimos? y ¿Quién nos trajo hasta esta catástrofe que es la Cuba del postcomunismo? Son respuestas que se hallan agarradas como lapa a las hojas de estos libros. De ellos me interesa su bitácora más atrevida, el libro El mapa de sal, ahora, casi diez años más tarde en editorial Periférica. Después de una década dándole la vuelta a los ojos de los lectores en el mundo global, llega a un oscuro rincón de provincia en esta isla. Son así las paradojas, los asideros, los destinos. Como Iván se propone desmontar el mito de la insularidad y la supuesta identidad nacional, desmontarlos, en el sentido de descubrirlos, quitarles el velo, la lentejuela y la falsa pose hierática, entonces se lanza a reconstruir sobre la propia sal las ruinas de lo que somos hoy.

Son unos ensayos magníficos. Matías Pérez, el legendario personaje habanero; el Himno Nacional
atravesado de insinuaciones a la individualidad y no como una marcha bélica y gremial, y el referente importado del Che Guevara, desfilan desnudos ante la prosa cínica, desalmidonada y sarcástica, de Iván. Las expresiones de lo
identitario, al decir de Hanna Arendt, van más allá de las marcas físicas, eso lo recordaré siempre.

El mapa de sal que De la Nuez devolviera al mundo hace una década para que siguiéramos la ruta del nuevo descubrimiento de la desilusión, la abulia y el rechazo a una marca nacional unitaria de lo cubano, vuelve hoy con más fuerza. Este es el mapa de un observador que se ha quedado boquiabierto ante los acontecimientos de los últimos veinte años, y ha trastocado la foto del icono que Korda fabricara con un Che melenudo ante los aires habaneros de los años ‘60 por un guerrillero desjarretado en un lavadero de La Higuera. El mundo socialista carcomido por sus propios roedores, el Hombre Nuevo que pretendía el mismo Guevara, obligado a trámites migratorios que desmienten un mundo para todos, y una juventud socialista, supuestamente límpida, obligada a bajarse unaMac’Donals (símbolo del “capitalismo atroz”) ante las carencias del racionamiento colectivo.

Es un buen intento el de Iván, retomar la vida en el punto donde se le rompió el sueño. Es el mejor argumento para celebrar los diez años de un libro que apenas pudimos leer en Cuba, ese Mapa de sal que no pudimos degustar a tiempo, pero se contextualiza en la misma carencia de lo
nacional. Por lo pronto ya es bastante con leer su Fantasía Roja (reeditada ahora en Debolsillo, 2010) e Inundaciones (Debate, 2010) con la certeza de quien asiste a un acto inaugural, medio año no es nada ante cinco siglos de
atraso.
Invito a los lectores a acercarse a Iván (que no es tan terrible). A sus libros, que son una reconstrucción simbólica de ese viajero que somos, con la isla a cuestas… o al pairo. Quién sabe.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

A las puertas de un nuevo curso escolar.

foto/Luis Felipe Rojas


Las aulas multigrados reciben hasta una decena de escolares de diferentes edades de regiones apartadas donde la baja tasa poblacional no permite instalar escuelas regulares pero a las puertas del nuevo curso escolar padres de alumnos de las aulas multigrados de diferentes localidades de San Germán provincia Holguín están preocupados porque la dirección de educación y los dirigentes gubernamentales anunciaron que no se abrirán esos centros de estudios.
Sus hijos deberán asistir a escuelas a varios kilómetros de su residencia en medio de una crisis tremenda de transporte y con la presencia de maestros sin la preparación adecuada para enfrentar la docencia
En este curso escolar se habla de otros cambios en los diferentes niveles educacionales. De abrir de nuevo Escuelas Formadores de Maestros que habían desaparecido y luego sustituidas por la de los maestros emergentes. Ya han anunciado además la reducción de plantillas en las oficinas de las direcciones municipales de educación por lo que los profesionales excedentes en esas dependencias deberán volver a las aulas después de varios años sin ejercer la profesión.
A poco más de veinte años de haber vaticinado Fidel Castro que Cuba además de potencia medica alcanzaría un lugar cimero en la educación, una conocida mía metodóloga de educación y excedente en el anunciado ajuste de plantilla vacila en volver al aula que dejó atrás hace veinte años. Piensa que aún le quedan unos días para inventar cómo sumarse a la iniciativa privada que propone el gobierno para ‘paliar’ la crisis social y que hasta el momento solo se ha traducido, en San Germán, en permitir sillones para cortar cabello.

10 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

El corralito digital.


Miro el mapa de Cuba y no puedo creer que en pleno siglo XXI una isla tan cerca del país que ostenta desarrollo digital supremo, viaje en dirección contraria. Desde Villa Clara hasta la punta de Maisí solo hay dos hoteles que ofrecen servicios de internet para cubanos sin pasaporte de extranjeros, o sea cubanitos de carnet de identidad. Están ubicados en Santiago de Cuba y Guantánamo al precio de 6 c.u.c la hora. Tienen baja conectividad y algunos sitios de la web que el gobierno considera nocivos poseen candados electrónicos.
Las atentas recepcionistas de los hoteles en el afamado polo turístico de Guardalavaca en Holguín me explican que en la decena de hoteles y Villas Bungalow de mi provincia no tengo oportunidad de conectarme sin ser huésped. Pero en caso de hospedarme tendría, con el mágico pasaporte y carnet de residente en el exterior, que desembolsar no menos de 50 c.u.c en una jornada.
Tampoco hay caso con los hoteles Club Amigos, Las brisas o Costa Verde, símbolos de la hostelería internacional que excluyen olímpicamente el derecho de los ciudadanos cubanos a las cálidas arenas, a una sala de computación o a un simple servicio de cafetería.
Todas las ciudades de la isla tienen Puntos de Tele Selección de las compañías de ETECSA. Son oficinas comerciales donde igualmente se reservan el derecho de admisión para aquellos que posean el documento de residentes en el exterior. Sin embargo hace más de un año abrieron unos locales asombrosamente concurridos. En ellos una larga fila de chicas y chicos esperan su turno para intercambiar correos con amigos y amigas extranjeros que han conocido en los hoteles antes mencionados.
Les explico: Por 1 c.uc les permiten abrir una cuenta de correos desde un servidor nacional que no tendrá una extensión de las más conocidas como gmail, yahoo ni mucho menos pero si a .cu, por lo que solo podrán leer y redactar respuestas a sus requiebros casi siempre amatorios. Allí no se les permite utilizar dispositivos periféricos como memorias flash, ni discos compactos. Por 0.50 centavos c.u.c pueden estar una hora carteándose con el exterior bajo la estricta vigilancia de los funcionarios informáticos que ETECSA y el G-2 ponen a trabajar en esas dependencias. Esas chicas pueden pasar con sus novios y amigos extranjeros a los hoteles, hacerles gastar una fortuna en los servicios internos pero cuando aquellos se marchan, tienen que volver al rigor del apartheid turístico
La jugada está apretada dice el refrán. Ahora Cubacel se guarda el derechos de permitir quién utiliza los servicios de twitter a través de cuentas de teléfonos móviles en Cuba. Los inconformes y protestones en esta cruzada también llevamos las de perder.

13 comentarios

Archivado bajo Uncategorized