Archivo mensual: febrero 2010

SIETE PASOS PARA MATAR A ORLANDO ZAPATA TAMAYO


Estoy aún bajo los efectos del dolor por esa muerte evitable y la impotencia por no asistir a las honras fúnebres debido a la impedimenta policial, pero eso no me ha limitado para decir que de todas maneras esto que aquí expongo me parecen los siete pasos finales por los que avanzó la maquinaria represiva para matar a Zapata.
1-Armar ese teatro parajurídico que llegó a imponerle 63 años de condena de cuatro iniciales por desacato.
2-Las golpizas continuas acompañadas de palabras obscenas e insultos a su raza y región donde vivía (negro de m…, guajiro de m…)
3-La ubicación en cárceles tan distantes de la vivienda de su madre (Prisión Kilo Cinco y Medio en Pinar del Río, Prisión Kilo 8 en Camaguey)
4-.Las golpizas de noviembre del 2009 en la cárcel de Holguín cuando lo derribaron de un cabillazo en una pierna y le dejaron la huella en la rodilla y que hoy ha podido ver de nuevo su madre cuando abrió el féretro allá en su casita de Banes y también descubrió que había otras marcas de los tonfazos que seguramente recibió meses atrás.
5-.El traslado forzoso a Camaguey y el robo de sus pertenencias el 3 de diciembre donde le confiscaron los únicos alimentos que él comía en la prisión. Esto fue el hecho que lo determino a declararse en huelga de hambre.
6-Retirarle el agua por 18 días en medio de la huelga aún cuando el había declarado que se declaraba en huelga de hambre pero que solo tomaría pequeñas cantidades de agua.
7-La maniobra de llevarlo de un hospital de Camaguey a una sala de penados en el Oeste de la Habana, sala que no tiene condiciones para albergar presos en estado de gravedad.
Me falla el poder de análisis en este caso, pero por favor no sigan diciendo que al gobierno se le fue la mano. La orden de ejecución estaba dada desde la oficina del general Raúl Castro Ruz.

26 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Murió Orlando Zapata Tamayo.

Estamos de luto. El dolor por la pérdida del hermano holguinero solo nos deja escribir esta nota. En ella queremos recordarles a todos que hay un único responsable en la muerte de él pero muchos cómplices. Muchos cómplices que en la prisión provincial de Holguín lo maltrataron salvajemente. Muchos cómplices que en la cárcel Kilo 8 de Camaguey lo tiraron desnudo en una celda de castigo porque el se oponía a vestir ropas de preso común y donde le negaron hasta los pequeños y únicos sorbos de agua que decidió tomar desde que inicio la huelga de hambre el dia 3 de diciembre.
Aquí se acabaron las palabras. Nos consume el dolor y la rabia.
Con una sola orden del General Castro hace unas semanas atrás, Zapata hoy no estaría ascendiendo al firmamento de los héroes.

25 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

La mujer que inventó una casa.


Me siguen matando de amor, literalmente, los buenos libros. Continúo rindiéndome ante las historias que subyugan y te llevan de la cruenta realidad a la irrealidad más cruenta.
Me permito este juego de palabras porque desde que conozco a Mariela Varona Roque, La Perra, como la conocemos sus amigos (Perra porque a su esposo, un gurú rockero de Holguín, le dicen el Perro) nunca ha dejado de asombrarme.
Su último libro, publicado por una emergente editorial para escritores noveles en Cuba y apadrinada por el Centro de Formación Literaria “Onelio Jorge Cardoso”, viene a ser una expulsión de aquellas historias que no formaban parte de un cuerpo textual más completo.
Desde ese pequeñísimo apartamento en un reparto obrero, ruso o alemán, pero sí al estilo de las más sombrías películas de horror sigue intentando cada día pintar un mundo ensombrecido por las carencias afectivas de los seres humanos. Mariela es post vivencial, creo que no le importa un futuro para nosotros, sus lectores, como tampoco le importa para sus personajes. Sus animalejos escriturales van desde el suicidio ramplón, sin filosofía existencial alguna, hasta la burla por la muerte más absurda. Entre el amor y el morbo que produce el amor, Mariela recurre a mostrarnos los costados más grises de la existencia humana.
Los libros debieran servir también para aprender, pero cuando un libro te muestra lo que has vivido, entonces te das cuenta que está excelentemente escrito. La casa de la discreta despedida funciona como un espejo. Lleno de insinuaciones a vivir una soledad menos humillante, seguir caminando hacia la nada o dejarse llevar por el supuesto de que la amistad es un lobo que te asalta a cada paso, el libro, como la casa de Mariela mostrada en el libro, la casa de Mariela construida por los presos en la década del ’80 del pasado siglo en el Reparto Villanueva, invitan a pasar, ver y cerrar los ojos para existir, a merced de lo que seamos capaces de advertir.
Nacida en Banes y de profesión Ingeniera Eléctrica, Mariela Varona Roque ha publicado sus cuentos en varias antologías y obtuvo el codiciado Premio de Cuento de La Gaceta de Cuba. Me gusta su manera descarnada de narrar, porque o lo hace sin artificios (aún no lo he constatado) o nos hace ver que no los utiliza. Por lo menos en su magistral pieza “Black Dog”, asoma lo mejor de esta generación que junto a Ana Lidia Vega Serova, Ena Lucía Portela y Oneyda González llevan la narrativa hecha por mujeres en la isla a un plano de verdadera interacción con sus destinatarios más inmediatos que somos sus lectores.
Me siento en un único compromiso, el de descubrir para los fisgones en este blog, lo mejor de las generaciones de cubanos entrampados en una política editorial absurda, que autoriza a publicar solo a sus autores menos incómodos. Pero aún así, aparecen aquellos que son capaces de inventar un país, una ciudad, una casa, como lo ha hecho Mariela Varona Roque.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Murmullo con frijoles y cañones.


A cada rato los perdonavidas del Consejo de Estado de Cuba zarandean la casa sólo para ver qué sucede. Hace unos días haciendo la fila para un camión que me sacaría de Marcané para llegar a San Germán me enteré de la nueva atrocidad en la cartilla de racionamiento alimenticio, ese documento de identidad que nos golpea a los cubanos desde que nacimos.
Hace unos meses eliminaron las pocas onzas de chíncharos que le vendían a los censados por la cartilla de racionamiento y comenzaron a venderlos de manera liberada razón por la que terminó desapareciendo de los puestos públicos pues sirvió lo mismo de alimento humano que animal.
Ahora han vuelto a racionalizarlos otra vez, pero este febrero no han vendido las diez onzas de frijoles bayos que exportaban desde Europa y Canadá y vendían como si los estuvieran regalando. Las caseritas han pegado los chillidos en el cielo pero la algarabía a pasado a ser un leve murmullo.
Desde la histórica frase del general Raúl Castro aludiendo a que eran más importante los frijoles que los cañones hasta la fecha los racionadores en jefe le han dado para atrás y para alante a la palanca del racionamiento hasta partirla.
Los cañones de poco sirven ante la embestida de los que con la anuencia de todos saquean los almacenes estatales para abastecer el mercado subterráneo. De poco está resultando ese nuevo arsenal militar comprado a Rusia frente a la decisión de un puñado de paisanos plantados en un parque público para exigir sus derechos.
Los pequeños agricultores empujan poco a poco los víveres hacia la mesa de familia, entre tropiezos burocráticos, negativas de la junta militar que ahora gobierna y el desinterés por el cubano de última fila se va abriendo una brecha para que suceda lo definitivo la explosión de ánimos, los deseos de rehacer un país que yace entre ruinas.
Apenas ha transcurrido un mes del nuevo año. Solo falta que aparten el sonido machacón de los discursos, la tibieza a la hora de soltar las producciones y que me bajen los cañones de la frente. Los ciudadanos no somos el enemigo, el peligro para el régimen esta en las torcidas maniobras que cada día practica contra sí.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Racismo: el mismo y diferente.


Es difícil que se puedan hallar las huellas del racismo institucionalizado en Cuba. No está en las leyes del país ni en las prohibiciones escondidas (llámese decretos, adiciones de incisos a las directivas del Comandante en Jefe) que salen a última hora para amparar a los victimarios.
En la parte oriental de la isla por mucho tiempo se ha hablado, se habla, de Holguín con un ‘fuerte componente racista’ aludiendo quizás a su población mayoritariamente. Aquí en esta provincia las atrocidades han sido más disimuladas de lo que pudiéramos imaginar.
El caso de los presos comunes y políticos desbarata cualquier argumento. Es asombroso que siete de cada diez penados sean de la raza negra según una encuesta clandestina realizada por un grupo opositor en el año 2007. Y por otro lado, los testimonios son elocuentes.
Cuando maltratan a un preso la palabra negro aparece con la primera patada o porrazo. A Zapata Tamayo, en la prisión Provincial de Holguín siempre lo insultaron por ser negro y no saber darle las gracias a la revolución por ‘haberlo salvado de la ignominia’. Jorge Luis García Pérez Antúnez dijo en una entrevista que le hizo una emisora del sur de la Florida que el pasado 28 de diciembre escuchó de parte de un alto oficial de la policía política de Holguín los insultos racistas más grandes que el ha oído en su vida de luchador por los derechos civiles..
Combatir el racismo nunca va a ser un procedimiento retórico mientras un testimonio personal quede en pie.

5 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

HERMANO ZAPATA TAMAYO ESTAMOS CONTIGO

6 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

ABAJO LA DICTADURA. LIBERTAD, LIBERTAD, LIBERTAD

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Libertad para ORLANDO ZAPATA TAMAYO

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

Libertad para ORLANDO ZAPATA TAMAYO

1 Comentario

Archivado bajo Uncategorized

REPORTAJE AL PIE DEL DOLOR.


Veintidós disidentes habían llegado a Las Tunas el dos de febrero para celebrar la junta directiva de la Alianza Democrática Oriental, una plataforma de trabajo que reúne a varias organizaciones cívicas del territorio. Llegaron desde todo el oriente y a las 2 p.m. comenzó la marcha pacífica hasta el céntrico parque Maceo donde de manera pública se efectuó el encuentro. Acto seguido se discutió sobre la inutilidad de que un documento como la constitución de la república de Cuba que solo ampara a los victimarios gubernamentales y no a los ciudadanos debe ser incinerada delante de todos para al llamar la atención del hecho y poder explicarles el porqué de la acción.

Pero el dolor de Reina Luisa por el deplorable estado de salud de Orlando Zapata en la sala de penados el hospital Amalia Simoni hizo que todos, una vez finalizado el acto público, decidieran llegarse a Camaguey a solidarizarse con ella transida de dolor e impotencia ante la agonía de su hijo.
Mi deber de comunicador me unió a los libertarios.
Allí Reina clamaba por ver al hijo y poderlo acompañar en el hospital, sin embargo le fue negada la petición. Todos decidieron otra vez llamar la atención por las calles de la ciudad ya no con una quema simbólica si no con el clamor de justicia y libertad a favor de El Negro Zapata.
La marcha en Camaguey comenzó el día tres sobre las 4 p.m. y los participantes se desplazaron por una céntrica calle. Avanzaron más de un kilómetro. Contaban a los pobladores del lugar que un patriota cubano agoniza en la sala de penados del hospital porque decidió no comer como muestra de protesta ante las violaciones de los derechos humanos que se cometen en todas las cárceles del país.
Gritaron Abajo la dictadura, libertad para los presos por causas políticos y otras consignas que expresan rechazo al gobierno imperante en Cuba. Ningún ciudadano los contradijo, ni uno los agredió o insultó.
Pero ya en una zona alejada y al término de la marcha, más de cien efectivos se arrojaron contra ellos. Unos vestidos de civil es decir los conocidos policías políticos, otros, con uniformes militares y para completar algunos adicionales de las brigadas de respuesta rápida.
Vi cómo los golpeaban salvajemente. A las mujeres para callarlas y que no dijeran asesinos, violadores de derechos humanos, criminales, las golpearon en la boca y luego en el vientre donde no se ve la evidencia del zarpazo.
Contra los hombres se volcaron a patadas más de cien efectivos, los mismos que no lograron convencer al público de que se sumaran y participara en el festín de los chacales. Allí el mayor Julio César Bombino González Bombino jefe de enfrentamiento del MININT y Julio César García Rodríguez secretario provincial del PCC en la provincia fueron los más agresivos.
Uno de los participantes en la marcha Francisco Luis Manzanet Ortiz vestía una camiseta que tenía escrita unas palabras de Ghandi “estoy dispuesto a morir por mis ideas pero no a matar.”
Que algo así sucediera en las calles de Camaguey es un éxito para el movimiento cívico cubano, algo se despierta para siempre.
En el cuerpo de todos quedan las huellas y el dolor pero Camaguey vivió dos horas de libertad.

*Hoy cuando apenas acababa de contarle a un amigo que había escrito este reportaje para que se supiera de lo que ocurrió en Camaguey donde no llegan los periodistas acreditados en La Habana, apareció de nuevo el jeep de la policía política de San Germán. La orden? No puedo salir de mi casa.
Otra vez tuve que apelar al twitter para salir de San Germán.

4 comentarios

Archivado bajo Uncategorized